Obstáculos para sentir el ser interior

Tal y como destaca el maestro Eckhart Tolle en su libro “El poder del ahora”, el mayor obstáculo que encontramos en nuestra vida para conectar con nuestro ser interior es la identificación con la mente y sus pensamientos compulsivos. No parar de pensar es una enfermedad terrible, pero  no nos damos cuenta porque le pasa a todo el mundo y se considera “lo normal”. Pero ese ruido constante, nos distrae, nos aturde, nos zarandea de un sitio a otro, nos lleva de un momento en el tiempo a otro, y nos evita vivir el momento presente, además de impedirnos experimentar el reino de quietud interior donde reside tu ser.

Cuando el filósofo Descartes enunció su famoso aforismo : “Pienso, luego existo”, expresó el error más básico: equiparar el pensamiento con el ser. La identidad con el pensar.

Como pensadores compulsivos vivimos en un estado de separación de todo lo que nos rodea. Al ego le gusta potenciar las diferencias con los demás, el conflicto, la separatividad.  La iluminación es un estado de totalidad, de unidad. Eres uno con el mundo en su aspecto manifestado y también en el no manifestado.

La liberación es el final del sufrimiento y del conflicto continúo. La liberación también tiene que ver con la liberación de la esclavitud de la mente. En ese estado, sean cuales sean tus circunstancias externas, tu atención se mantiene en el ser interior, en ese espacio de paz donde todo está bien. Desde ese estado actúas si tienes que hacerlo, pero no reaccionas a los estímulos externos.  La motivación de tus actos emana de un lugar mucho más profundo. Tu intuición te dice que es lo correcto para tí, y no te dejas llevar por las emociones, los miedos, los traumas, las presiones sociales o por tu ego.

De hecho, cuando estás en conexión con tu ser profundo, y actúas desde la calma, tu visión de la realidad es más fina, más clara. Los juegos e intrigas de los demás se te presentan nítidamente.  Puedes percibir claramente las situaciones y sabes decidir que es lo mejor para ti.

Según las enseñanzas del yoga, la iluminación es unión. De hecho la misma palabra Yoga, deriva de la palabra “yugo”, unión. Debajo del nivel de las apariencias físicas y de las formas separadas, somos uno con todo lo que es. Experimentar esta verdad es la verdadera liberación. Para ello, antes debemos de ser capaces de dominar al instrumento maravilloso que es la mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s