Historias del estudio de Yoga

El otro día un duendecillo anónimo dejó sobre mi mesa de trabajo un ejemplar del libro “Historias del estudio de yoga”. A menudo llegan a la oficina novedades literarias de las editoriales, y tenemos una pequeña librería con ejemplares de los temas más diversos. Como suelo leer todo lo que cae en mis manos sobre el yoga, empecé la lectura de esta novela recientemente editada.

He de confesar que al principio me horrorizó un poco el tono frívolo en que está escrita, así como sus personajes, demasiado americanos como para sentirme identificada con ellos. Pero como los sentimientos humanos son universales y no entienden de continentes ni razas, poco a poco me fui metiendo en las vidas tan dispares de sus protagonistas y en su relación con la práctica del yoga.

Las clases de yoga y lo que aporta a cada uno de los personajes es el nexo de unión entre todos ellos. Así mismo trata el tema de la amistad y las elecciones que tenemos que hacer en la vida, y cómo el yoga nos ayuda muchas veces a tomar estas decisiones desde el corazón, y valiéndonos de la intuición, más que de la razón o la emoción.

Image

Toda pequeña o gran novela tiene sus tesoros escondidos, y pese a la ligereza de su lectura, Historias del estudio de yoga tiene también sus enseñanzas. Yo me quedo con el concepto de soltar. Soltar nuestros miedos, soltar una relación que en el fondo sabemos no nos beneficia, soltar el dolor, soltar la rabia, soltar un trabajo. Porque lo cierto es que no podemos avanzar en el yoga si no soltamos el temor a caernos de bruces o darnos una costalada. O simplemente el temor a no hacer bien las posturas y hacer el ridículo.

Y aquí radica una de los secretos y maravillas del yoga, que las posturas físicas son únicamente el vehículo para conseguir cambios a un nivel más profundo en cualquier aspecto de nuestra vida, y cuando conseguimos soltar el miedo de hacer una postura, o superamos la creencia de que no somos capaces de hacer cierto asana, lo que estamos haciendo a un nivel más profundo es demostrarnos que en realidad somos capaces de superar nuestras limitaciones. Siempre somos capaces de mucho más de lo que nos pensamos.

He acabado esta novela, que al final me enganchó. He disfrutado de su lectura ligera, y he sacado ideas e inspiración para mis clases. Así es que desde aquí doy las gracias a es@ compañer@ anónimo que lo dejó en mi mesa como un Santa Claus de verano.

Sat Nam!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s