Tratado sobre Pranayama (según el Hatha Yoga Pradipika)

Namaste amigos y amigas!

En el post de hoy quiero escribir sobre una de las prácticas más interesantes, sutiles y valiosas dentro del yoga: el pranayama.

Imagen                                       En la mayoría de las clases de yoga, no se le presta apenas atención a esta práctica, y casi no se dedica tiempo (si es que se dedica alguno) a experimentar las diferentes técnicas de respiración. Sin embargo, si nos volvemos a los textos clásicos, como los yoga sutras de Patánjali, o el Hatha yoga Pradipika (la biblia del Hatha yoga), veremos que se le daba la importancia capital que tiene. Tanta, que en el Hatha yoga Pradipika (HP), se le dedica todo un capítulo llamado “tratado sobre pranayama”.

En este y los próximos post, voy a tratar de destacar algunos de los puntos que se contienen en este tratado, para conocer algo más sobre esta ciencia.                                                                                                                                                                                                 El capítulo comienza explicando en que momento es adecuado comenzar con la práctica del pranayama: “Después de conocer las asanas, con los sentidos bajo control y comiendo moderadamente, se debería practicar pranayama como le aconseje su gurú.”                                                         Es decir, que sólo cuando el cuerpo está preparado por las asanas, la columna vertebral flexible y libre de bloqueos energéticos, se pueden hacer los ejercicios de respiración. En algunos estilos de yoga como Iyengar por ejemplo, la práctica del pranayama no se acomete hasta que no han transcurrido al menos dos años en la práctica de asanas. Sin embargo en otros estilos como Kundalini, se le da tanta importancia al poder de la respiración que esta es parte protagonista de cada clase desde el principio.

Imagen

El Pranayama se practica con el objetivo de controlar el prana, o fuerza vital. La forma más eficaz de captación del prana es mediante la respiración y las kumbhakas o retenciones del aliento. En este capítulo del HP, se establece también la relación que existe entre la mente y la respiración. Este es uno de los descubrimientos clave para los yoguis de la antigüedad. La interrelación entre respiración y mente, nos dará herramientas para controlar la mente y conocerla en profundidad. El proceso respiratorio está conectado con el hipotálamo, el centro que controla las emociones. Al retener la respiración, se detienen los impulsos nerviosos. En el pranayama se debe aumentar las retenciones para aumentar la pausa entre los impulsos nerviosos y la respuesta del cerebro. Las retenciones prolongadas del aliento o kumbhakas aquietan la mente.

Imagen

En los textos clásicos se recomienda la regulación respiratoria para prolongar la vida. ¿y cómo es esto?, antiguamente se creía que venimos al mundo con un número determinado de respiraciones, una vez agotadas la vida se extingue. Por ello cuanto más lentamente respiremos, más larga será nuestra vida. Si nos fijamos en el reino animal esta regla se cumple, siendo los animales que más lentamente respiran como la tortuga, los más longevos. Cuanto más suave y lenta sea la respiración, más lento será el proceso de extinción y decadencia de la vida. Si pensamos en la respiración  como fuego, cuanto más intenso sea el fuego, antes se consumen los elementos, si el fuego es suave, la hoguera tarda más en extinguirse.

En los estados elevados de conciencia, estados de meditación o concentración profunda, la respiración se hace más lenta, más sutil, y todos los procesos fisiológicos se ralentizan con ella, desde los latidos del corazón, hasta la presión sanguínea o el sistema nervioso… Recuerda pues tomarte cada día unos instantes para ir hacia dentro, suavizar la respiración y respirar lenta y profundamente.

P.S: para aprender técnicas de respiración o pranayama te recomiendo encuentres un maestro o profesor de yoga cualificado que te acompañe al principio y al que puedas preguntar tus dudas.

Y por último Inhala… retén el aire unos segundos… y exhala suavemente… que tengas un buen día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s