Tratado sobre Pranayama parte II

Namaste!
En este post, vamos a seguir desentrañando los secretos del pranayama, tal y como se exponen en el clásico del yoga “Hatha yoga pradipika”.                         Por los términos que se utilizan y los conceptos a veces muy extraños para nuestras mentes occidentales, parece una tarea árdua y desalentadora. Pero yo encuentro algo mágico y único en estos conocimientos antiguos, y creo que merece la pena estudiarlos, por lo que nos puede aportar a nuestra práctica como yoguis y yoguinis.

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.24.02

Como veíamos en el anterior post, el objetivo del pranayama es obtener una mayor cantidad de prana o fuerza vital y distribuirla por el cuerpo. Pues bien, la práctica constante llevará este prana a ascender por el canal central o susumna nadi. Pero si los nadis están llenos de impurezas, el prana no podrá pasar por el canal central. Este canal central se puede comparar con una tubería por donde circula el agua. Si la tubería está sucia y atascada el agua no podrá fluir libremente por ella. Por ello, en el Hatha yoga pradipika se dice que sólo cuando todo el grupo de nadis, que están normalmente llenos de impurezas se purifiquen, el yogui será capaz de regular el prana.
El prana asimilado mediante la respiración, se acumula en los siete chakras a lo largo de la columna.

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.28.10

El HP nos da instrucciones sobre cómo practicar pranayama: “Debe practicarse pranayama con la mente pura, estado sáttvico, hasta que susumna nadi esté libre de impurezas”.                                                                  Los grados de pranayama se relacionan con el despertar de la kundalini (energía espiritual que yace dormida en la base de la columna, y que al ser despertada comienza su ascenso por los distintos chakras hasta llegar a su punto final o sahasrara chakra en la coronilla). Una de las formas de despertar esta energía kundalini es a través de la realización de Kumbhakas, o retenciones del aliento junto con bhandas, lo cual genera un calor que despierta la kundalini. “Este calor produce transpiración. Se debería frotar el cuerpo con el sudor expelido por la práctica del pranayama. De esta forma el cuerpo obtiene fuerza y vitalidad.

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.29.17

El HP nos aconseja el tipo de alimentación que debemos llevar si queremos obtener éxito en nuestra práctica, así como los efectos beneficiosos que obtendremos de ella y los peligros que conlleva su realización errónea:

“Al comienzo de la práctica deberá alimentarse con comida liviana (mezclada con leche y ghee), pero una vez la práctica se ha estabilizado, no es necesaria obtener esta restricción”.


Por la apropiada práctica del pranayama se aniquilan todas las enfermedades, la inapropiada práctica da origen a toda clase de enfermedades (del aparato respiratorio y digestivo).

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.47.18

Una vez que los nadis se han purificado, aparecen signos externos en el cuerpo, como delgadez y luminosidad. Como los nadis están libres de bloqueos, el prana puede fluir por todo el cuerpo y distribuirse adecuadamente. Cuando se practica yoga aparecen signos físicos evidentes en la estructura del cuerpo, en la eliminación, en la voz, en el sueño y el cuerpo no tiene exceso de gases.

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.47.31

 

Por la purificación de los nadis se puede retener la respiración con mayor facilidad. Aumenta el fuego gástrico y aparece la experiencia de escuchar el sonido interno (nad yoga) y la salud está asegurada.
En una fase más avanzada de la práctica, aumenta el fuego gástrico, el apetito disminuye, se desarrolla el control del prana y se llega a estados de profunda concentración, donde se despierta internamente un sonido, hecho que ha sido corroborado por distintos yoguis.

Una vez expuestos los beneficios de la práctica y como se reflejan en el cuerpo físico, energético y mental, se pasa a describir las distintas técnicas de respiración.

Captura de pantalla 2014-07-05 a las 13.28.48
Si no estás familiarizada con la práctica de pranayama te recomiendo comenzar con técnicas sencillas como la respiración yóguica completa, y Ujjayi. Poco a poco y a medida que te vayas acostumbrando podrás practicar otras técnicas como la respiración alterna o nadi sodhana pranayama, para más tarde incorporar retenciones del aliento. Te propongo practicar, sin forzar los pulmones más allá de tu capacidad, y experimentar los efectos en tu cuerpo, en tu estado mental. Es un viaje que una vez lo inicias no tiene vuelta atrás.
feliz viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s