Maha Mudra, el gran sello

Namasté amigos!

Se nos va el verano y septiembre ya asoma la nariz, trayéndonos nuevos proyectos y dándonos la oportunidad de retomar otros. Es también un buen momento para pensar cómo queremos finalizar el año. En este último cuarto de año me he propuesto nuevos retos, pero sobre todo me gustaría seguir profundizando en el estudio y la práctica del yoga. Quiero seguir practicando aquellas asanas que aún me cuestan o no puedo hacer, experimentando con la ductilidad del cuerpo y con el tesón y el esfuerzo para conseguir nuevas metas.

También quiero seguir aprendiendo. Aprender, en el yoga, supone poner en práctica en uno mismo, es decir experimentar y observar los resultados en tu propio cuerpo, mente y espíritu, como los alquimistas de la antigüedad. Ante mi se abre ahora el reto de estudiar y practicar en el laboratorio de mi mente y cuerpo los distintos tipos de Mudras.

¿Que son los mudras?

Existen muchas definiciones de esta palabra. En algunos textos la encontrarás traducida como “Sello”, y realmente los mudras son como cierres del cuerpo, o circuitos que permiten que el prana circule en determinada dirección.                       Una definición que me gusta es la que da Swami Digambarji :“Mudra es la actitud de cuerpo y mente que el yogui adopta cuando está al borde de la experiencia espiritual”. Es decir, que un mudra también es la actitud con la que te enfrentas a una actividad, en este caso la práctica espiritual.

El término mudra proviene de la literatura tántrica y tiene varios significados como hemos visto. Puede referirse a una postura del cuerpo, de los ojos o a una posición determinada de manos y dedos. Está formado por “mud” que significa disfrutar o ser feliz, y “ra” que es dar. Por ello podríamos traducir mudra como algo que “da felicidad”.                                                              El Gheranda Samhita es el texto que habla de un mayor número de mudras, veinticinco en total, englobando dentro de estos los bhandas, posiciones de los ojos e incluso pranayamas.El propósito según este texto, es conseguir estabilidad o “sthira”, mientras que otros textos aluden al despertara de la kundalini.

Desde el punto de vista fisiológico, en los mudras se trata de controlar conscientemente algunos músculos semivoluntarios donde se integran el sistema nervioso central y el autónomo, como el esfínter anal, el diafragma, músculos de la garganta, etc… Los mudras también trabajan creando presión interna en numerosos órganos, tonificándolos y ayudando a descongestionarlos y estimulándolos para su correcto funcionamiento. Con el tiempo se adquiere más control sobre actividades autónomas. Los mudras tienen también efecto sobre el funcionamiento de las glándulas endocrinas. En general, los textos hablan sobre sus efectos positivos sobre la salud y también de las precauciones a tener en cuenta, precauciones que iremos viendo en los próximos posts.

En el post de hoy voy a hablar de  “MAHA MUDRA” o “Gran mudra”

 mahamudra

Técnica: Consiste en presionar firmemente el ano con el talón izquierdo, extender la pierna derecha hacia el frente y agarrar el pie con las dos manos. Aplicar Jalandhara bhanda, bajando la barbilla en dirección a la clavícula, y fijar la mirada en el entrecejo (shambavi mudra).

Este mudra equilibra ida y pingala (canales izquierdo y derecho en el cuerpo). En algunos textos se dice que su práctica elimina la tisis, tos, la obstrucción de los intestinos, el agrandamiento del bazo, la indigestión y la fiebre.

La postura en Maha Mudra es una mezcla de dos: Siddhasana y Paschimottanasana. A estas se añade la respiración Ujjayi con kumbakha (corta retención del aliento) y los tres bhandas, Mula bhanda, que se ejerce por la presión del pie contra el ano, Uddiyhana bhanda, que se produce mediante la contracción del abdomen, y Jalandhara Bhanda, que se produce al bajar el cuello hacia la clavícula.

Captura de pantalla 2014-07-06 a las 11.45.07paschimottanasana

En esta práctica se recomienda paciencia, regularidad y perseverancia. Como en todas las prácticas de yoga, se necesita constancia y prácticar durante un tiempo para sentir los resultados.

Para hacer bien Maha Mudra se requiere cierta experiencia previa en las asanas de yoga, ya que es necesario poder hacer las posturas de siddhasana y paschimottanasana. La postura completa requiere el estar familiarizado con el pranayama, o al menos con la respiración Ujjayi, así como haber practicado los tres bhandas. No es un mudra pues para principiantes, pero si para estudiantes intermedios o avanzados que deseen experimentar el estado de quietud al que conduce su práctica.

En el próximo post hablaré de Nabho Mudra, el mudra que según el Gheranda Samhita “destruye todas las enfermedades”. De momento pondré en práctica Maha Mudra. Si tu ya lo has practicado y quieres compartir tus experiencias, será de gran ayuda leerlas.

Una respuesta a “Maha Mudra, el gran sello

  1. Namasté

    En el post relativo a Maha Mudra,se dice que es una mezcla de “Siddhasana” y “Paschimottanasana”.Sin embargo, la primera imagen corresponde con Padmasana.

    Felicidades por este interesante blog.

    Saludos

    Felicidades por éste blog tan interesante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s