DIEZ DÍAS DE MEDITACIÓN QUE PUEDEN (O NO) CAMBIAR TU VIDA

“¡Que duro!”, estas fueron las primeras palabras que escuché después de pasar diez días en completo silencio. Llevábamos diez días viendonos sin mirarnos, compartiendo habitación y rutinas sin rozarnos, y pasado el periodo de observar el “noble silencio” (de pensamiento, palabra y gestos), por fin podíamos desahogarnos y compartir nuestras experiencias.
El noble silencio es una de las normas que hay que guardar en favor de promover la introversión. Se trata de estar tu sola contigo misma y tus pensamientos. En modo auto observación.
descarga
Vipassana
¿Qué es Vipassana?
descarga

La palabra Vipassana significa “ver las cosas como son en realidad,” y es la técnica de meditación que utilizó Gautama Buda, el fundador del budismo, para alcanzar la iluminación.

A diferencia de lo que mucha gente cree, este tipo de meditación no consiste en sentarse a estudiar tus pensamientos y reflexionar sobre la vida, sino en observar las sensaciones sutiles y groseras de tu cuerpo. Sólo observar, sin reaccionar. Si siento dolor o incomodidad, lo observo desde fuera, como el doctor que dice “aja! aquí hay dolor”, pero no se deja llevar por este ni por la desdicha que provoca. Si siento picor, de nuevo observo que hay picor, pero no reacciono a él, no me rasco. Al hacer esto, se va rompiendo poco a poco esa cadena de “sensación-reacción” o “emoción-reacción” que nos lleva a estar todo el día reaccionando, tanto a las sensaciones agradables (“que bien me lo estoy pasando, no quiero que termine este momento”), como a las sensaciones desagradables (“vaya tostón, me quiero ir de aquí”. Así te vas liberando poco a poco del apego y la aversión que has ido acumulando a lo largo del tiempo y que son los causantes de tu infelicidad.

descargaMeditación

Cómo aprender meditación Vipassana

La meditación Vipassana se enseña en cursos de 10 días. Hay cursos más largos y más cortos para alumnos avanzados, pero para principiantes lo obligatorio son 10 días como mínimo.

Los cursos tienen lugar en centros de meditación especialmente habilitados para ello. Suelen estar fuera de las ciudades, en entornos naturales donde se pueda disfrutar del silencio y la calma de la naturaleza. En España existen varios centros. Yo estuve en el de Candeleda, llamado “Dhamma Neru”.

Los centros de meditación tienen tres áreas bien diferenciadas: dormitorios, comedor y sala de meditación. Hombres y mujeres están separados durante el curso, con su propio comedor, dormitorio y profesor. Sólo se juntan en el hall durante las meditaciones en grupo, y aun allí se sientan en zonas separadas.

REGLAS

Durante los 10 días que estás en el centro, debes respetar los siguientes preceptos:

  1. No matar a ningún ser vivo
  2. No robar
  3. No tener ningún tipo de actividad sexual
  4. No mentir
  5. No tomar sustancias intoxicantes
Estas normas se siguen a rajatabla. De hecho en mi retiro, sucedió que una de las chicas se dio cuenta de que tenía piojos (imagina que difícil mantener la quietud durante las meditaciones con los picores!), y cuando fue a hablar con los profesores, les preguntó si podían comprarle en la farmacia un champú o algún producto para matar a los piojos. Ante su sorpresa, la profesora le dijo que le iban a tener que pedir que abandonase el centro, porque en ese espacio no se podía matar a ningún ser vivo!

Además, es obligatorio seguir varias normas:

  • Aceptar las instrucciones del profesor, sin ignorar ni añadir nada.
  • Abandonar (temporalmente, sólo durante la duración del curso) todos los ritos o ceremonias de otras religiones.
  • Mantener el Silencio Noble durante la duración del curso. Es decir, evitar cualquier tipo de comunicación con los demás estudiantes, ya sea hablada, escrita o por gestos. Sólo está permitido comunicarse con el profesor en caso de problemas con la comida, de salud, etc.
  • Evitar cualquier tipo de contacto físico.
  • Evitar cualquier forma de ejercicio físico, incluido yoga. Pasear para estirar las piernas sí está permitido.
  • Vestir con ropa simple, modesta y cómoda. Nada de prendas ajustadas  o escotadas que puedan desconcentrar al resto.
  • No leer, escribir o escuchar música.
  • Renunciar a todo contacto con el exterior (salvo en caso de emergencia). Al empezar el curso tienes que entregar tu teléfono móvil y no puedes recogerlo hasta el último día, y está prohibido abandonar el centro durante los 10 días que estás allí

Como ves, las reglas son muy estrictas porque tienen como objetivo que no te distraigas y aprendas correctamente la técnica, aislándote del exterior y centrándote en ti misma.

El horario es igualmente estricto. A las 4:00 a.m suena el gong y a las 4:30 tienes que estar en el hall de meditación o en tu habitación meditando (reconozco que algunos de los días me quedé remoloneando en la cama hasta las 5:30 ;-)).  De 6:30-8:00 es el desayuno, y después, vuelta a meditar!, así básicamente transcurre el día, entre tandas de meditación de hora, hora y media y pequeños descansos de 10 minutos, mezclados con alguno más largo (después de comer hay una hora de descanso por ejemplo).

Básicamente la idea, es llevar vida monacal y dedicar tu día a la meditación. Esta es la vida diaria de miles de monjes y monjas budistas, que dedican su vida a buscar la iluminación.

La mejor parte del día para mí, era el final del mismo, cuando podíamos escuchar el “discurso” del día. Eran grabaciones de Goenka sobre el funcionamiento de la mente, filosofía del budismo, explicaciones del trabajo realizado ese día.. para mi, era el momento en que todo cobraba sentido y me llenaba de ilusión para afrontar el nuevo día.

150px-Goenkaji1

Como he dicho al principio del post, la experiencia me ha parecido muy dura, la verdad. He sufrido cada uno de los instantes, exceptuando pequeños momentos de felicidad (cuando escuchaba los bellos discursos al final del día, las pequeñas charlas con la profesora, las siestas bajo una preciosa encina del jardín,…).

Como explican al comienzo del curso, la técnica de Vipassana, tiene por objeto la depuración de la mente, y esta meditación te permite ir limpiando la suciedad acumulada en lo más profundo del inconsciente. Mente y cuerpo están unidos, en perfecta simbiosis. Por lo tanto, cuando la mente empieza a sacar suciedad, el cuerpo también se ve afectado. En mi caso, eso se materializó en forma de mareos y nauseas los primeros días. Por suerte, al cuarto día se me empezaron a pasar y me tranquilicé, pero entonces llegaron los calores! sentía como si tuviera un fuego ardiendo en mi interior. La piel me ardía, y no paraba de sudar. Al consultarlo con la profesora, esta me dijo que estaba sacando rabia y enfado acumulados. Y la verdad, es que tenía todo el sentido, ya que esos días me sentía enrrabietada y enfadada con todo, con las normas del centro, con los profesores, con los managers… y ardía de rabia y enfado. ¡Una verdadera catarsis!.

Lo curioso de esto, es que cada persona lo vive de maneras completamente distintas. Al final del curso cuando lo hablé con el resto de compañeros, algunos lo habían sufrido mucho, otros lo habían disfrutado y se sentían en calma, otros había tenido sensaciones sensoriales interesantes, como sentir corrientes de energía recorriendo su cuerpo etc…

En cualquier caso, un retiro de Vipassana te sitúa en un punto en el que puedes establecer la rutina de la meditación en tu vida. Te enseña una técnica valiosa y práctica y te hace conocerte mucho mejor, al ver cómo te desenvuelves en un ambiente a veces claustrofóbico y de mucha disciplina.

La vuelta a la realidad también tiene su proceso. Los sentidos están ligeramente alterados (yo veía todo con mucho más brillo, la comida tenía un sabor delicioso, …), hay que volver a adaptarse al ruido, las conversaciones de la gente, a escuchar tu propia voz, al ritmo de la vida diaria… y eso lleva un tiempo. En mi caso, me ha llevado un par de días volver a sentirme al 100%, porque también sentía mucho cansancio.

Mi experiencia post retiro

Uno de los efectos que he experimentado tras el retiro es que me siento más ecuánime. Ecuanimidad es una de las palabras “clave” de este tipo de meditación, junto con Anitcha  (la naturaleza efímera de todo). El no aferrarse a lo bueno, ni sentir aversión hacia lo desagradable. Y después de practicar tan intensamente estos diez días, he podido experimentarlo en mi. Ante los vaivenes de la vida, y las situaciones desagradables del día a día, noto que ahora puedo tomar una postura de ecuanimidad y ver las cosas desde una distancia, sin implicarme tan emocionalmente como antes.

Otro de los efectos es la claridad mental. Me siento con las ideas claras, más productiva, y eficaz. Cuentan que el maestro de Goenka, tenía tal capacidad mental que le habían adjudicado cuatro puestos de responsabilidad en el gobierno birmano, por su capacidad para sacar trabajo adelante y encima limpiar de corrupción los ministerios (cuanta falta nos haría alguien así en nuestro país!). Con la meditación la mente se agudiza, y al ver las cosas con más claridad, digamos que va “al grano” del asunto, sin dar rodeos ni perder el tiempo, lo que la hace más eficaz.

Por último, por supuesto ahora me es mucho más sencillo sentarme a meditar diariamente durante una hora, y disfrutar de la meditación más intensamente (ojalá hubiese podido sentirlo así de bien durante el curso, pero supongo que antes, había que lavar los trapos sucios.. ;-))

Si quieres más información o te apetece hacer uno de los cursos, puedes encontrar toda la información en la página web www.dhamma.org

Keep calm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s