El poder de las palabras

Estos días reflexionaba sobre el poder que tienen las palabras en quien las dice, pero sobre todo en quién las recibe. Una de las historias más emocionantes que he escuchado sobre el poder de las palabras, la protagonizó Thomas Alva Edison, el prolífico inventor estadounidense, el cual llegó a patentar más de mil inventos.
Edison era el menor de cuatro hermanos y su familia era más bien de origen humilde. Un día, al volver de la escuela, el joven Thomas entregó un sobre a su madre. Al preguntarle esta, que de qué se trataba, el pequeño temiendo haber hecho algo malo, le dijo que no sabía, que el maestro le había pedido que se lo entregase.
La madre, abrió el sobre y leyó el contenido de la carta. Ante la pregunta de su hijo sobre el contenido de la misma, ésta le contestó: “Mira Thomas, tu profesor me dice que eres un genio. Eres tan listo, que ellos ya no pueden enseñarte nada, y que tienes que ir a un colegio especial para niños muy inteligentes o bien, que te enseñe yo en casa.”
Su madre, Nancy Elliot, que había ejercido como maestra antes de casarse, asumió en lo sucesivo la educación del niño, tratando de inspirar en él curiosidad por todas las cosas.
Pasaron los años y el niño se transformó en adulto y en un inventor de éxito. La madre falleció, y un día, recogiendo cosas de la antigua casa familiar, Thomas Alva Edison se encontró con un sobre amarillento. En el remite aparecía escrito el nombre de su antiguo profesor. Con cariño y curiosidad sacó la carta que se encontraba en su interior y leyó:
“Estimada señora Elliot, su hijo Thomas, presenta un gran retraso con respecto a los demás alumnos, además de una falta absoluta de interés. Nosotros no podemos enseñarle nada a su hijo, por lo que le recomendamos le lleve a un colegio especial para niños con dificultades de aprendizaje, o se ocupe usted misma de su educación”….

Este es el poder inmenso de las palabras que recibimos. Si los demás nos dicen que podemos hacerlo, que somos valientes, que somos grandes, que somos buenos en lo que hacemos, sin duda lo seremos. Al contrario ocurre exactamente igual.

Ya en tiempo de Patanjali, los antiguos yogis fueron conscientes de este poder. En sus yogasutras, Patanjali, dice en el noveno sutra :

“La ilusión o engaño verbal está causado por la identificación con las palabras, que no tienen fundamento en la realidad”.

Mucha gente sufre a lo largo de su vida a causa del engaño verbal. Este engaño suele comenzar en la infancia, cuando nuestros padres o nuestros profesores nos dicen cosas que no son verdad como: “Tú eres tonto”, o “eres un inútil”. Todos estos son engaños verbales. Cuando escuchamos estas palabras, quedan impresas profundamente en nuestra psique y nos condicionarán toda la vida, haciéndonos creer cosas que nada tienen que ver con la realidad.

Como dice el sutra, este engaño está causado porque nos identificamos con las palabras, aunque no tengan nada que ver con la realidad. De hecho, te llegas a creer que eres tonto o inútil y esta creencia condiciona toda tu vida. Cuando alguien te insulte,o te catalogue diciéndote como eres, en vez de reaccionar, piensa que eso no es lo que tu eres, sino una imagen mental del otro. Para esa persona puede que seas “tonto”, “inútil”, “malvado”, “egoista” o un santo, (pon el adjetivo que prefieras), pero eso no es más que un engaño verbal.

No aceptes todo lo que te diga la gente. Piensa y medita en el engaño verbal, de otra manera esta modificación mental dolorosa puede traerte mucha infelicidad. Tu felicidad no debería depender de las palabras de los demás. El Raja Yoga nos hace darnos cuenta de que la mayoría de las preocupaciones tienen su origen en los pensamientos, en las modificaciones de la mente o “vrittis” y que el engaño verbal es una modificación mental más.

¿Alguna vez te has sentido condicionad@ por las palabras de un maestro, un familiar o alguien cercano?, ¿te has creído a pies juntillas lo que te decían y eso te ha influido para bien o para mal? Me encantará conocer tu opinión sobre el tema. Si te apetece compartir deja un comentario.

Namaste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s