Pranayama

Prana es la energía vital que impregna todo el universo, desde un mineral hasta un ser vivo. Uno de los medios más eficaces que tiene el ser humano para captar prana es mediante la respiración.

El ritmo de la respiración está íntimamente relacionado con nuestros estados mentales y emocionales, por eso cuando calmamos y alargamos la respiración, calmamos la mente y equilibramos las emociones.

El pranayama incorpora una serie de ejercicios respiratorios que canalizan la energía respiratoria y alteran la conciencia. En Kundalini yoga se practican sobre todo dos tipos de respiraciones:

* Respiración de fuego:

Es uno de los secretos de la eficacia del KY. Es una respiración potente, de fuelle, rápida y rítmica, que no debe confundirse con la respiración Kapalabhati, muy similar (en Kapalabhati la inhalación es pasiva mientras que la exhalación es activa).

Para realizar la respiración de fuego hay que ser muy conscientes del movimiento del abdomen, e inhalar la misma cantidad de aire que se exhale. Al inhalar se toma aire por la nariz y se relaja el abdomen, permitiendo que este se llene de aire. Al exhalar presionamos el abdomen hacia dentro, sacando todo el aire de golpe por la nariz.

Al principio se ha de practicar esta respiración de forma lenta y consciente, hasta que con la práctica podamos hacerla a un ritmo de 2 o 3 respiración por segundo. Si notas que te quedas sin aire y tienes que inhalar una bocanada, esto significa que estás exhalando más cantidad de aire que el que inhalas. Y si por el contrario, te notas mareada, significa que estás inhalando más cantidad de aire que el que exhalas, por lo que estás hiper ventilando. La solución a estos problemas es que pongas atención en inhalar la misma cantidad de aire que la que al exhalar.

Algunos de los beneficios de la respiración de fuego

– Limpia la sangre y los vasos sanguineos

– Despeja las vías respiratorias

– Elimina mucosidad del cuerpo

– Incrementa la resistencia corporal

– Mejora la circulación

– Elimina toxinas del cuerpo

* Respiración larga y profunda

Para realizar la respiración larga y profunda comenzamos inhalando aire por la nariz y relajamos el abdomen de manera que comencemos a llenar de aire el abdomen, pulmones inferiores y superiores hasta que no podamos llenarnos más de aire. A continuación comenzamos a exhalar lentamente, vaciando primeramente el aire de la parte superior de los pulmones, y poco a poco vamos bajando hasta vaciar bien el abdomen (lo metemos ligeramente hacia dentro) para que se renueve bien todo el aire.

Algunos de los beneficios de la respiración larga y profunda

– El aporte de oxígeno energetiza el sistema y nos hace más lúcidos

– Produce automáticamente un estado de tranquilidad

– Proporciona claridad mental y positivismo

– Estimula la producción de endorfinas en el cerebro

– Regula el PH del cuerpo

– Reduce el miedo y la ansiedad

Como dice Oscar Montero en su libro Tecnología, ciencia y arte de Kundalini Yoga,  “la respiración es el delicado hilo que te une con la fuente. Cada inhalación que recibes es un recordatorio, una reafirmación de la divina y eterna presencia dentro de tí”.

     _DSC3436 copia