Archivo de la etiqueta: ida

El prana y sus vayus

Namaste!

En este post voy a tratar sobre las energías que operan en nuestro cuerpo, afectándonos en muchos niveles, y especialmente del prana y apana, dos de las energías fundamentales para cualquier yogi en busca del despertar espiritual.

Cada día ingerimos unos dos kilos de comida y otros dos de líquido, frente a más de 5.000 litros de aire. El aire es fundamental para la vida, pero según la ciencia del yoga, además el aire es vital porque es el medio de transporte del prana, o energía vital. Podemos definir  prana como la energía cósmica, aquello que dota de vida a todo ser viviente.

Hace miles de años, los yoguis desarrollaron una ciencia, llamada pranayama, dedicada al control del prana en el cuerpo del adepto.

Para entender cómo actúa el prana en el cuerpo humano, los antiguos yoguis elaboraron técnicas para controlar la respiración y además, catalogaron la actividad del prana en “aires” o “vayus”.

vayus2

Mantener los prana vayus equilibrados y fluyendo es fundamental para tener buena salud tanto física como mental, ya que estos cinco vayus, coordinan entre sí todas las funciones corporales.

Vamos a ver cuales son:

Los cinco tipos de aires (vayus)

  • Praana: se localiza entre la garganta y el diafragma; está conectado con la respiración y se encarga de llevar la energía al cuerpo mediante, por ejemplo, la absorción del prana del oxígeno, de los alimentos y del agua. Prana vayu realiza la absorción de los elementos que necesita el organismo para su funcionamiento. (Respiración)
  • Apaana: se sitúa bajo el ombligo, en la zona pélvica, y gobierna las funciones relacionadas con la eliminación y expulsión (excreción, eyaculación, menstruación, etc.).
  • Sammana: en la región entre el diafragma y el ombligo; gobierna la digestión, la asimilación y la distribución de sustancias nutritivas en el organismo. (Proceso digestivo)
  • Udyaana: va desde la laringe hacia la cabeza, y gobierna el lenguaje, funciones como el tragar, la expresión, la capacidad mental y la memoria.
  • Vyaana:  se encarga de llevar y distribuir la energía a cada célula; controla el sistema circulatorio y nervioso.(Circulación).

explicaciónvayus

Desde el punto de vista del yoga, los vayus pueden ser influidos para que funcionen mejor. Pero hay dos de ellos que son considerados más importantes: prana y apana.

Dentro del proceso energético del cuerpo, prana es el primer eslabón, ya que se encarga de captar la energía (mediante la respiración, los alimentos, el sol, etc..), mientras que apana es el último, ya que se encarga de expulsar los residuos del cuerpo (sudor, excrementos, sangre…).

Samana, udyaana y vyana son procesos intermedios y menos fáciles de manipular, pero mejorando prana y apana, se equilibran el resto de vayus. Prana y apana son como puertas de entrada y salida, por donde el cuerpo realiza sus intercambios con el universo. Prana y apana, van a jugar un papel muy importante también a nivel del despertar de la conciencia del adepto.

En los textos yóguicos, se suele identificar a prana con la inhalación y apana con la exhalación. Aunque esto es cierto, la función de ambos vayus va mucho más allá, ya que rigen otras funciones importantes. Es fundamental que ambos vayus estén equilibrados, y esto se consigue manteniendo ritmos respiratorios determinados.

vayus3

Vamos a ver cómo operan estas dos energías conjuntamente. La tendencia natural del prana es moverse hacia arriba, y como decíamos, se sitúa entre la garganta y el diafragma. En cambio apana, situado en la zona de la pelvis y el ombligo, tiene una tendencia a dirigirse hacia abajo. Estas dos energías, aunque pueda parecer que son opuestas, en realidad son complementarias. A través de algunas prácticas yóguicas, el yogui consigue invertir la tendencia natural de cada una de ellas para que se unan en la zona del ombligo, con samana vayu.

Cuando esto ocurre, y estas tres energías confluyen en el mismo punto, se produce una explosión pránica, que libera gran cantidad de energía. El prana liberado, entra a través de manipura chakra (el tercer chakra o chakra del ombligo) hasta el canal central o susumna nadi, y asciende hasta el cerebro, donde se despiertan facultades superiores de la mente.

da-ingala-ushumna-undalini-en

Cuando esto ocurre, la unión de prana y apana en el tercer chakra y la liberación de una gran cantidad de energía pránica, se considera todo un acontecimiento en la vida del yogi. Este proceso es el resultado de mucho tiempo, probablemente años de práctica y control de las energías, por lo que la explosión de energía en el tercer chakra es el resultado del proceso de maduración del yogi, y sólo ocurre cuando esté está preparado.

Muchas de las prácticas del yoga, van preparando el terreno y el cuerpo para este momento. Ayudan algunos ejercicios de purificación interna como nauli y basti; algunas asanas de torsión, ya que inciden en la zona del ombligo, pero el método fundamental consiste en dirigir conscientemente ambas fuerzas hacia el ombligo.

Con la práctica de pranayama y la ayuda de los bhandas, el yogi va llevando conscientemente el prana y el apana hacia el punto del ombligo. Con la práctica de Kumbaka o retención del aliento consigue que se fusionen y que se produzca la deseada explosion energética que despertará manipura chakra y los centros superiores del cerebro.

pranayamayoga51

Si quieres saber más sobre estas energías sutiles que gobiernan las funciones de nuestro cuerpo, te recomiendo el libro de Danilo Hernández, “Las claves del yoga”.

Feliz verano!

Namasté.

Maha Mudra, el gran sello

Namasté amigos!

Se nos va el verano y septiembre ya asoma la nariz, trayéndonos nuevos proyectos y dándonos la oportunidad de retomar otros. Es también un buen momento para pensar cómo queremos finalizar el año. En este último cuarto de año me he propuesto nuevos retos, pero sobre todo me gustaría seguir profundizando en el estudio y la práctica del yoga. Quiero seguir practicando aquellas asanas que aún me cuestan o no puedo hacer, experimentando con la ductilidad del cuerpo y con el tesón y el esfuerzo para conseguir nuevas metas.

También quiero seguir aprendiendo. Aprender, en el yoga, supone poner en práctica en uno mismo, es decir experimentar y observar los resultados en tu propio cuerpo, mente y espíritu, como los alquimistas de la antigüedad. Ante mi se abre ahora el reto de estudiar y practicar en el laboratorio de mi mente y cuerpo los distintos tipos de Mudras.

¿Que son los mudras?

Existen muchas definiciones de esta palabra. En algunos textos la encontrarás traducida como “Sello”, y realmente los mudras son como cierres del cuerpo, o circuitos que permiten que el prana circule en determinada dirección.                       Una definición que me gusta es la que da Swami Digambarji :“Mudra es la actitud de cuerpo y mente que el yogui adopta cuando está al borde de la experiencia espiritual”. Es decir, que un mudra también es la actitud con la que te enfrentas a una actividad, en este caso la práctica espiritual.

El término mudra proviene de la literatura tántrica y tiene varios significados como hemos visto. Puede referirse a una postura del cuerpo, de los ojos o a una posición determinada de manos y dedos. Está formado por “mud” que significa disfrutar o ser feliz, y “ra” que es dar. Por ello podríamos traducir mudra como algo que “da felicidad”.                                                              El Gheranda Samhita es el texto que habla de un mayor número de mudras, veinticinco en total, englobando dentro de estos los bhandas, posiciones de los ojos e incluso pranayamas.El propósito según este texto, es conseguir estabilidad o “sthira”, mientras que otros textos aluden al despertara de la kundalini.

Desde el punto de vista fisiológico, en los mudras se trata de controlar conscientemente algunos músculos semivoluntarios donde se integran el sistema nervioso central y el autónomo, como el esfínter anal, el diafragma, músculos de la garganta, etc… Los mudras también trabajan creando presión interna en numerosos órganos, tonificándolos y ayudando a descongestionarlos y estimulándolos para su correcto funcionamiento. Con el tiempo se adquiere más control sobre actividades autónomas. Los mudras tienen también efecto sobre el funcionamiento de las glándulas endocrinas. En general, los textos hablan sobre sus efectos positivos sobre la salud y también de las precauciones a tener en cuenta, precauciones que iremos viendo en los próximos posts.

En el post de hoy voy a hablar de  “MAHA MUDRA” o “Gran mudra”

 mahamudra

Técnica: Consiste en presionar firmemente el ano con el talón izquierdo, extender la pierna derecha hacia el frente y agarrar el pie con las dos manos. Aplicar Jalandhara bhanda, bajando la barbilla en dirección a la clavícula, y fijar la mirada en el entrecejo (shambavi mudra).

Este mudra equilibra ida y pingala (canales izquierdo y derecho en el cuerpo). En algunos textos se dice que su práctica elimina la tisis, tos, la obstrucción de los intestinos, el agrandamiento del bazo, la indigestión y la fiebre.

La postura en Maha Mudra es una mezcla de dos: Siddhasana y Paschimottanasana. A estas se añade la respiración Ujjayi con kumbakha (corta retención del aliento) y los tres bhandas, Mula bhanda, que se ejerce por la presión del pie contra el ano, Uddiyhana bhanda, que se produce mediante la contracción del abdomen, y Jalandhara Bhanda, que se produce al bajar el cuello hacia la clavícula.

Captura de pantalla 2014-07-06 a las 11.45.07paschimottanasana

En esta práctica se recomienda paciencia, regularidad y perseverancia. Como en todas las prácticas de yoga, se necesita constancia y prácticar durante un tiempo para sentir los resultados.

Para hacer bien Maha Mudra se requiere cierta experiencia previa en las asanas de yoga, ya que es necesario poder hacer las posturas de siddhasana y paschimottanasana. La postura completa requiere el estar familiarizado con el pranayama, o al menos con la respiración Ujjayi, así como haber practicado los tres bhandas. No es un mudra pues para principiantes, pero si para estudiantes intermedios o avanzados que deseen experimentar el estado de quietud al que conduce su práctica.

En el próximo post hablaré de Nabho Mudra, el mudra que según el Gheranda Samhita “destruye todas las enfermedades”. De momento pondré en práctica Maha Mudra. Si tu ya lo has practicado y quieres compartir tus experiencias, será de gran ayuda leerlas.