Archivo de la etiqueta: mudras

Siete libros que no te puedes perder si eres profesor de yoga

Si eres profesor@ de yoga o bien lo practicas y te apetece profundizar en sus remotas raíces, deberías recurrir a sus fuentes.

Una de las prácticas dentro del yoga, es el estudio de las escrituras o textos antiguos. Piensa que todo viene de ahí, y  por suerte tenemos una fuente de conocimientos a la que podemos y debemos volver una y otra vez para no perder el rumbo, no desconectar de lo importante.

En este post, quiero compartir contigo la lectura de siete libros, de los muchos que existen, sobre las bases del yoga. El estudio del yoga es infinito, nunca termina, siempre descubrimos nuevos textos antiguos o modernos, para seguir indagando e impregnándonos de sus enseñanzas, pero como por alguno hay que empezar, esta sería mi selección:

  1. “Claves del yoga” de Danilo Hernández

Este podríamos llamarlo uno de los “obligatorios”. Es un manual donde se recoge todo lo que un profesor , o estudiante de yoga, debe conocer.

En este libro se explican cuales son las diferentes sendas del yoga, que es el tantra, cual es la estructura del ser humano y sus diferentes cuerpos, los chakras, las asanas, la respiración, la relajación, la meditación, etc…  Este es un libro que consulto a menudo para preparar mis talleres y mis clases, siempre termino volviendo a él.

claves

 

2. “Luz sobre el yoga” de Iyengar.

Este es el libro que llevó por primera vez el yoga al gran público occidental, y se ha convertido en un clásico. Es una guía esencial para cualquier persona interesada en el yoga, independientemente de su nivel.

En él, puedes encontrar una introducción a la filosofía que sostiene desde hace miles de año esta práctica, descripciones muy detalladas de más de 200 posturas, acompañadas por fotografías del maestro Iyengar o ejercicios de pranayama para aquietar la mente. Es un libro de consulta práctico y muy didáctico. Otro de los libros que tengo siempre a mano para consultar o buscar inspiración para mis clases 😉

Luz-Sobre-el-Yoga

 

3. “Bhagavad Gita”

En sánscrito “El canto del señor”, lo que te da idea de su carácter místico y devocional. Está considerada como la obra clásica más importante de las escrituras hindúes. Se escribió en torno al 600 A.C, y se compone de 700 versos que condensan las principales filosofías y doctrinas de los vedas. Son una síntesis de devoción y sabiduría.

El canto o Gita, forma parte de una epopeya hindú extensísima, el Mahabharata, y representa el diálogo entre el guerrero Arjuna y Krishna, donde se desgranan los conocimientos sobre lo divino. En este texto se exponen las tres sendas de realización humana, la de las obras (karma yoga), con la renuncia a los resultados de la acción como enseñanza principal, la de la devoción (bhakti yoga), y la de la sabiduría (jñana yoga).

Encontrarás muchas ediciones distintas de la Gita, todas ellas comentadas por distintos autores. La versión que yo conozco y la que he leído es la de Consuelo Martín.

61UUyRgZVmL

 

4. “Los yoga sutras de Patánjali”

Los Yoga sutras son 196 aforismos divididos en cuatro capítulos.  De carácter eminentemente práctico, cubren todos los aspectos de la vida. Para mi son un manual de vida, un libro para tener siempre a la vista, en tu mesilla de noche, e indagar una y otra vez en su conocimiento maravilloso.

Comienza con un código de conducta y finaliza con un estudio de la meditación, llevando la mente hacia un estado de armonía y equilibrio. El estudio que hace de la mente es simplemente brillante.

Los yoga sutras de Patanjali son textos reconocidos por todas las escuelas de yoga, y son la fuente de todas las obras posteriores, como por ejemplo, la siguiente recomendación, el Hatha Yoga Pradipika.

5. Hatha yoga Pradipika

“La pequeña luz del yoga” es un importante tratado sobre hatha yoga escrito por Svatmarama, probablemente en el siglo XV. También se le conoce como caturanga yoga, o el yoga de los cuatro pasos: asanas, pranayamas, mudras y samadhi.

Esta obra intenta aunar las disciplinas físicas, con las prácticas espirituales más elevadas del Raja yoga. Es un libro bastante técnico, no apto para todos los paladares, aviso…

Se describen hasta dieciséis āsanas, muchas de ellas variaciones de la postura sentada con las piernas cruzadas. Para quienes padecen de desórdenes en los humores corporales (doṣas) se prescriben unas técnicas de purificación, que se deben practicar antes que las técnicas de control de la respiración. Se explican detenidamente técnicas de realización de distintos mudras, que incluyen los tres bloqueos o bhandas.

El texto también contiene descripción sobre las técnicas tántricas vajrolīmudrā, sahajolīmudrā y amarolīmudrā. Un característica importante en la enseñanza de Svātmārāma es el “culto a través del sonido” (nādaupāsana), por medio del cual se alcanza la condición de “disolución” mental.

 

6.  “La sabiduría del yoga” de stephen Cope.

En este inspirador libro, Stephen Cope nos muestra las enseñanzas de los yoga sutras, a través del día a día de un grupo de amigos, estudiantes de yoga. Estos se ven enfrentados a muchas vicisitudes de la vida moderna, problemas familiares, altibajos y dudas sobre sus carreras profesionales, problemas de pareja, etc…

A través de estas historias Cope nos descubre como los yoga sutras son herramientas muy actuales y útiles que podemos emplear en nuestras vidas. Un método psicológico atemporal para aprender a vivir.

Para mí, este es un libro esencial. Disfruté mucho de su lectura y me hizo profundizar  en algunos de los conceptos principales contenidos en la filosofía de los sutras. Otro de los obligatorios.

9788484452218

 

y para terminar, os voy a recomendar un libro muy útil para aquellos que se planteen vivir de la enseñanza del yoga. En él se exponen ideas prácticas que ninguna formación de yoga enseña hasta la fecha, ¿cómo comenzar a dar clases de yoga?, ¿cómo darme a conocer?, ¿cómo puedo usar las redes para crear una marca personal?,  ¿podré vivir de dar clases?… todas estas cuestiones y muchas otras, las  verás respondidas en:

7. “The art and business of teaching yoga” de Amy Politi y Taro Smith

Este librito te da trucos e ideas valiosas sobre como construir tu base sólida de alumnos, cómo planificar clases dinámicas e interesantes, cómo optimizar tu propia práctica, como alcanzar la tan deseada estabilidad económica, como hacer tu plan de márketing o como usar las redes sociales.

En definitiva, te da herramientas para llevar a cabo tu trabajo, crear tu propia marca personal que inspire a otros a embarcarse en esta aventura de vida que es el yoga.

51ZrVthCgwL._SX320_BO1,204,203,200_

Y hasta aquí las recomendaciones por hoy. ¿Conoces otros libros que te hayan marcado o ayudado?, ¿añadirías otros libros (seguro que sí) a esta lista?, Si es así, compártelo en los comentarios, para que otras personas se puedan beneficiar y podamos seguir aprendiendo todos juntos.

Gracias por leerme,

Namasté.

Anuncios

SHAMBHAVI MUDRA

Hoy vamos a hablar de Shambhavi mudra, “el sello que produce felicidad”, que además de ser uno de los mudras más poderosos, es considerado también una técnica de meditación. Se hace alusión a esta técnica en textos antiguos como el Gheranda Samhita, pero en ellos no se explica detalladamente, tan sólo se menciona y se dan pistas sobre su uso. Como muchas de las técnicas del yoga, esta se enseñaba directamente de maestro a discípulo, de ahí el secretismo del que se ha rodeado. Para realizarlo se recomienda empezar con los ojos abiertos, y una vez se adquiera experiencia suficiente, pasar a hacerlo con los ojos cerrados, o Shambavi interno. 

Como realizar Shambavi mudra externo

Sientate en postura de meditación y relájate unos instantes.

Abre los ojos y mira un punto enfrente de ti. Vuelve los ojos hacia arriba y enfoca la mirada en el entrecejo. Mantén la mirada fija enfocada sin forzar los ojos, sin mover la cabeza ni tensar el cuello. Concentrado en el entrecejo observa tu respiración relajada, evita los pensamientos y trata de ir hacia dentro.

Interno

Se realiza igual pero con los ojos cerrados. Podemos hacerlo repitiendo mentalmente con la inhalación y exhalación el mantra OM.

Puedes realizar a la vez Kechari Mudra, Shambhavi mudra y Ujjaji pranayama.

Image

Beneficios

Fortalece los músculos de los ojos.

Estabiliza y silencia la mente

Activa Ajna chakra (también conocido como el tercer ojo) y la glándula pituitaria que regula el sistema endocrino.

Induce a estados de concentración y meditación. Realizar Shambhavi Mudra junto con Kechari Mudra (ver post anterior) es una combinación perfecta cuyo resultado es un notable incremento de la capacidad de concentración y un aquietamiento del sistema nervioso.

Namasté!

KECHARI MUDRA: EL CIERRE DE LA LENGUA

Hola amiguitos,

esta semana vamos a hablar de Kechari Mudra. Cuando hablamos de mudras, normalmente pensamos en símbolos o  gestos de las manos, pero como ya comentaba en mi primer post sobre este tema, la palabra mudra se refiere también a posiciones de los ojos o de otras partes del cuerpo. El Mudra del que vamos a hablar esta semana se hace con la lengua. Pero antes de ponernos a ello ¿Que significa esta palabra sánscrita?

Khe significa cieloChari,  desplazarse, Mudra: actitud psíquica. Por tanto podríamos traducirlo como “actitud que permite desplazarse por el cielo”, es decir ubicarse en la conciencia suprema.
Kechari mudra o cerradura de la lengua es una práctica muy importante dentro del hatha yogaraja yoga y los textos vedánticos debido al efecto que tiene sobre el cuerpo y la mente.  Se combina generalmente con ujjayi pranayama y otras técnicas meditativas. 

Cómo realizarlo en la variante del Hatha yoga:

Sentados en postura de meditación, cierra los ojos y la boca. Lleva la lengua hacia arriba y hacia atrás hasta colocar la punta en el paladar blando. Sin forzar nada, lleva la punta de la lengua tan atrás como puedas.

Image

Al principio es normal cansarse en seguida con lo que descansamos la lengua y volvemos a empezar. Realiza Kechari mudra respirando lenta y profundamente. Si se nota un gusto amargo durante kechari mudra, se debe terminar con la práctica; ese sabor amargo es debido a las impurezas físicas y a la  mucosidad en el cuerpo (dosha Kapha desequilibrado). Si llevas tiempo practicando yoga, tu práctica te ayudará a eliminar toxinas y equilibrar los doshas, con lo que el sabor amargo no aparecerá.

Efectos a nivel psicológico: La cabeza, manos y lengua cubren una extensa zona en el área sensorial del cortex. En el área motora, la lengua ocupa de tres a cuatro veces la del área sensorial. En 1950 el neurocirujano Wilder Penfield, descubrió que tenemos grandes cantidades de corteza cerebral dedicadas a la boca, la lengua y las manos ( http://esenzapilates.wordpress.com/2013/06/10/homunculo-sensorial-y-motor/). Las áreas que más espacio ocupan son los labios, las manos y en líneas generales la cara. Esto es debido a la mayor sensibilidad de estas partes y a la complejidad de movimientos de los músculos faciales que mediante la mímica son capaces de expresar una gran cantidad de emociones.

Las manos son características de nuestra evolución. El hecho de poder agarrar objetos, cerrar el puño y hacer movimientos delicados es muestra de evolución. Esto le permitió a nuestros antepasados como el homo habilis, evolucionar, y junto con la capacidad de hablar (mímica, expresión) crear una sociedad compleja, arte, culturas, etc.

Image

Por eso nuestras manos y rostro (ojos, boca) están ligados a la evolución del pensamiento, reflejando el estado de la mente y lo que hacemos con estas partes influye en el cerebro, mucho más que por ejemplo, la información proveniente de los muslos o la espalda.

Cuando practicamos algunos mudras, llevamos la atención a esas  áreas. Doblar la lengua hacia detrás y mantenerla de esa forma, nos lleva a un estado de calma. Manteniéndola en kechari mudra, estabilizamos y fijamos músculos que producen inmovilidad y quietud a través de todo el sistema, produciendo  profundos efectos sobre la conciencia. 

Se cree que con esta práctica se gana control sobre las funciones más importantes del cuerpo. Cuando la lengua se inserta en la cavidad nasal, donde terminan muchos pequeños nervios, hormonas y glándulas, estas se activan, lo que hace aumentar el control autónomo del cuerpo. Cuando realizamos Kechari mudra debemos respirar lenta y profundamente y con el tiempo ir reduciendo y alargando las respiraciones, hasta llegar a un estado de calma y meditación.

Beneficios

  • La presión de la lengua sobre la zona nasofaríngea tiene un efecto estimulante sobre el cerebro y las glándulas endocrinas.
  • Ayuda a regular las funciones vitales del organismo.
  • Activa los chakras vishuda (garganta) y ajna (entrecejo o tercer ojo)
  • Impide que el néctar (amrit) descienda más allá de Vishuddi chakra, siendo reabsorbido por los centros superiores del cerebro, con lo que preserva la vitalidad del cuerpo y un estado de consciencia más profundo.
  • Induce a estados de meditación

Kechari mudra se activa espontáneamente cuando la mente y el cuerpo están purificados por la práctica del yoga y la meditación. Recuerdo que hace tiempo una compañera de trabajo me comentó que de forma automática, la lengua se le iba para atrás tocando el paladar y que se pasaba tiempo de esta forma mientras trabajaba en la oficina, lo que le producía calma y concentración en el trabajo. Sin saberlo estaba haciendo kechari mudra.

Os dejo pues con esta interesante práctica, para que la podáis experimentar en cualquier sitio y momento.

Namasté!

 

LAS CUATRO ESTACIONES DEL YOGA: EL INVIERNO

Estos días en los que se empieza a sentir la llegada del frío, es un buen momento para prepararnos tanto física como mentalmente a la llegada del invierno.       Las estaciones nos ayudan a vincularnos con la naturaleza y sus ciclos y nos recuerda que formamos parte de ella. La sucesión de las estaciones nos muestra que todo es cíclico, que todo tiene comienzo y fin, y que la vida es cambio sin cesar. Que todo llega y todo pasa, y que cada momento nos trae regalos y pruebas que tenemos que superar.

El invierno es la estación del ermitaño. La actividad del verano y del otoño se va apagando, adormeciendo. La naturaleza se tranquiliza, y se vuelve más silenciosa. Es momento de introversión, contemplación y de ir hacia dentro. Simbólicamente el invierno nos invita a aquietarnos, a calmar la mente y el alma y volcarnos hacia el interior. Es nuestro momento de depurar nuestra mente y de clarificarnos. Para prepararnos para este momento, desde Yogainmadrid hemos preparado en colaboración con el gran Nicolás Enciso Núñez  un taller de preparación y bienvenida al invierno.

El invierno es tiempo de recogimiento, de llevar nuestra atención y nuestra energía hacia el interior. Toda la naturaleza, incluso los animales parecen replegarse e ir hacia dentro. Es este un buen momento para la contemplación.

Image

En este taller de día y medio haremos una práctica de yoga en los estilos Hatha y Kundalini, que nos conducirá a estados de meditación. Profundizaremos en las técnicas del pranayama para calmar la mente, y trabajaremos la creatividad como una manera de plasmar nuestra emociones en algo físico.

Te invitamos a compartir con nosotros el fin de semana del 7 y 8 de diciembre, honrando la llegada del invierno.

Namasté!

Mukula Mudra o el poder sanador en tus manos

Esta semana vamos a hablar de un mudra que nos permite recargar energéticamente cualquier órgano que esté debilitado o enfermo, se trata de Mukula mudra o mano de pico.                                                                                                           Si te das cuenta, cuando te duele la tripa o cualquier órgano, instintivamente llevas tus manos a ese punto para calmar el dolor. El instinto nos dice que el tacto de las manos calma el dolor, y además ayuda a sanar antes la herida. El mudra que vamos a explicar hoy basa su eficacia en este poder curativo de las manos. La posición de los dedos, además canaliza y concentra este poder en la punta de los dedos.

Para realizarlo, simplemente unimos las yemas de los cinco dedos, creando un “pico”. Tras un minuto de mantener el mudra sentirás que se acumula energía en la punta de los dedos, ahora puedes dirigir esta energía a un punto en tu cuerpo que necesite restablecer su nivel energético.

Image

Este mudra para relajar y dar fuerzas se aplica al órgano o la parte del cuerpo que duele, está debilitado o tenso. Cuando apliques el mudra en la zona elegida concéntrate en el tacto de las manos, siente el calor que transmiten, y visualiza un rayo de energía sanadora que se dirige a la parte del cuerpo afectada. Se estima que todas las enfermedades, y también muchos dolores indefinidos, se deben a que el campo eléctrico correspondiente es demasiado débil. Los dedos se aplican a los distintos órganos de la manera siguiente:

Pulmones: los dedos se aplican a derecha e izquierda, unos 5 cm por debajo del esternón.

Estómago: los dedos de ambas manos se aplican justo debajo del esternón.

Hígado y vesícula biliar: aplicar la mano izquierda al extremo inferior del esternón, mientras con la mano derecha se recorre 21 veces el extremo de las costillas del lado derecho, como si se quisiera encender una cerilla.

Bazo y páncreas: aplicar la mano derecha al extremo inferior del esternón, mientras con la mano izquierda se recorre 21 veces el extremo de las costillas del lado izquierdo, como si se quisiera encender una cerilla.

Riñones: aplicar los dedos de ambas manos en la espalda, a unos 5 cm por encima de la cintura.

Mukula mudra debe realizarse en postura sentada.

Fuente: Gertrud Hirschi. MUDRAS. El Poder del Yoga en tus Manos. Ediciones Urano

 

DURGA MUDRA: ANTE ATAQUES DE PANICO O ANSIEDAD

El pasado sábado 5 de octubre comenzó en India la festividad de Navaratri, “las nueve noches de la diosa”. Durante nueve días con sus noches se celebra la victoria de la Diosa Durga (el poder de lo femenino, la madre que otorga protección y apoyo y deshace con su luz la oscuridad), sobre el demonio Mahisa (símbolo de nuestros demonios, la ira, la envidia, la pereza, la maldad hacia los demás, etc…). Si os dais cuenta, según la mitología hindú todos somos Dioses y demonios a la vez, y la lucha entre estos seres mitológicos no es otra que nuestra lucha interior por superarnos y vencer nuestros hábitos y tendencias más negativas.

Aprovechando esta festividad he elegido para esta semana un mudra que lleva su nombre: Durga Mudra.

Si observáis alguna imagen de esta Diosa, veréis que es una Diosa guerrera, aterradora incluso, que aparece montando un león rugiente y que en sus múltiples brazos porta diferentes armas: tridentes, espadas, cuchillos, flechas,… Estas son las armas o recursos que la Diosa pone a nuestra disposición para acabar con los aspectos negativos de nuestras vidas.

Image

Durga es la madre a la que pedir ayuda cuando tenemos dificultades. La que elimina la confusión en nuestras vidas guiándonos en la dirección apropiada. Estos días es un momento propicio para cantarle a Durga su mantra de adoración y depositar ofrendas de flores y frutas ante su imagen, tal y como se hace en India. Por si tienes curiosidad, su mantra es OM DUM DURGA JAY NAMAH y puedes cantarlo o meditar escuchando sus sonido en https://www.youtube.com/watch?v=Lyd0TP0KMls

Pues bien, el mudra que vamos a ver hoy está indicado para problemas de ansiedad, o cuando una persona sufre un ataque de pánico. En esos momentos, ¿a quién acudir si no es a esa Diosa guerrera capaz de aniquilar el mal?                     Para realizar el mudra, haz un puño con las manos, metiendo el dedo pulgar entre los dedos índice y corazón, tal y como aparece en la foto.

Image

En caso de ataque de pánico es importante reducir la inhalación y hacer más intensa y larga la exhalación. Ponte de pie con las rodillas ligeramente flexionadas, haz el mudra con las dos manos y visualízate como Durga, invencible. Haz el mudra y mantenlo mientras respiras muy lentamente, alargando la exhalación hasta llegar a doblar el tiempo de inhalación. Mantenlo unos cinco minutos o hasta que el ataque haya cesado.

En el próximo post seguiremos viendo otros mudras prácticos que podemos incorporar a nuestra vida.

Namasté!

Los Mudras: gestos psíquicos

Una de las prácticas más sutiles en el yoga es la utilización de mudras. Últimamente estoy incorporando en mi práctica diaria la utilización de este “arte manual”. Parece mentira la de figuras que pueden crearse con los dedos y los efectos sutiles que producen a nivel psíquico y también físico. Los hay de todas clases y se utilizan como remedio de muchas enfermedades o emociones. Pero comencemos por su significado. Por mudra se conocen determinadas posiciones de las manos, aunque también hay posiciones de ojos y del cuerpo que se denominan de igual manera.

Estos gestos o posiciones simbolizan determinados estados de conciencia, y a su vez, cada una de esas posiciones puede conducir a los estados que representan.

La palabra Mudra Proviene del sánscrito y significa “sello”, pero al descomponerlo, se encuentra un significado más interesante: la palabra “mud” significa alegría, y “ra”, “poner en marcha”, es decir que, a través de estos movimientos, lo que se busca es encender el mecanismo de la alegría.

Originalmente, existían nueve mudras, llamados “los mudras de Buda”, destinados a escalonar el proceso meditativo. Actualmente, por la influencia de los bailarines hinduistas, de los yoguis y también del budismo que se practica en Japón, se han ido incorporando muchísimas más formas -¡más de cincuenta!-, a las que se les reconocen distintos efectos. Sus efectos están relacionados con la estimulación que ejercen los movimientos de los dedos sobre las zonas reflejas de las manos, las cuales tienen correspondencia en los distintos órganos del cuerpo.

Como actúan  A cada zona de la mano se le atribuye una zona refleja del cuerpo y del cerebro. En este sentido, las manos pueden contemplarse como un espejo de nuestro cuerpo y de nuestra mente.  Además, las Vías nerviosas de las manos, y también las de los pies, ocupan en el cerebro una zona mucho mayor que las de los brazos y las piernas. Cuando se palpa y se siente, sobre todo con las yemas de los dedos, la actividad cerebral se activa y se entrena. Los mudras que se practican de forma consciente activan grandes zonas del cerebro.

ImageMuchos de los meridianos de acupuntura finalizan o comienzan en los dedos de las manos, cuando unimos determinados dedos, estamos además conectando la energía de estos meridianos.

Cuanto tiempo practicarlos

Para los trastornos crónicos se recomiendan unos 45 minutos diarios. Un mudra al que se recurre para reforzar una terapia o para curar un trastorno crónico, conviene practicarlo a diario, con regularidad, a la misma hora y siempre durante el mismo tiempo.
Los mudras que se utilizan para trastornos agudos, como por ejemplo, problemas respiratorios o circulatorios, flatulencias, agotamiento, desasosiego interior, hay que practicarlos hasta que producen su efecto. Como norma general se puede elegir entre uno y tres mudras y practicarlos por 5 minutos, tres veces al día.

Consejo:

-Antes de hacer el mudra masajea bien las manos, cada dedo, los dorsos, las palmas y las muñecas.

-Al hacer el mudra concéntrate en la parte de las manos que están en contacto y en tu respiración.

Hoy vamos a trabajar con el Rudra Mudra

 Image

Con las dos manos: unir las puntas del pulgar, el índice y el anular, mientras los demás dedos permanecen extendidos y relajados. Hazlo según lo necesites o de 3 a 6 veces al día durante 5 minutos.                                                                                 Rudra mudra activa el plexo solar y  potencia el Elemento Tierra y sus órganos. Cuando desciende de forma apreciable el Chi (denominación china para la energía primigenia) debido a que la energía de la tierra está debilitada, la zona de la cabeza también queda desprovista de energía. Esto tiene como consecuencia que la persona se sienta alicaída, pesada o incluso mareada. Esta debilidad puede suavizarse con este mudra.

Rudra Mudra se emplea también para aliviar trastornos cardíacos, vértigos, decaimientos orgánicos y estados generales de agotamiento.

Así es que esta semana, si te sientes alicaída, con mareos o agotada, prueba a practicar Rudra mudra durante unos minutos cada vez que te acuerdes, y experimenta los resultados por ti misma.

Durante las próximas semanas iremos viendo otros mudras para ponerlos en práctica. De momento, te animo a practicar estos días con Rudra mudra.

Namasté!