Archivo de la etiqueta: prana

El prana y sus vayus

Namaste!

En este post voy a tratar sobre las energías que operan en nuestro cuerpo, afectándonos en muchos niveles, y especialmente del prana y apana, dos de las energías fundamentales para cualquier yogi en busca del despertar espiritual.

Cada día ingerimos unos dos kilos de comida y otros dos de líquido, frente a más de 5.000 litros de aire. El aire es fundamental para la vida, pero según la ciencia del yoga, además el aire es vital porque es el medio de transporte del prana, o energía vital. Podemos definir  prana como la energía cósmica, aquello que dota de vida a todo ser viviente.

Hace miles de años, los yoguis desarrollaron una ciencia, llamada pranayama, dedicada al control del prana en el cuerpo del adepto.

Para entender cómo actúa el prana en el cuerpo humano, los antiguos yoguis elaboraron técnicas para controlar la respiración y además, catalogaron la actividad del prana en “aires” o “vayus”.

vayus2

Mantener los prana vayus equilibrados y fluyendo es fundamental para tener buena salud tanto física como mental, ya que estos cinco vayus, coordinan entre sí todas las funciones corporales.

Vamos a ver cuales son:

Los cinco tipos de aires (vayus)

  • Praana: se localiza entre la garganta y el diafragma; está conectado con la respiración y se encarga de llevar la energía al cuerpo mediante, por ejemplo, la absorción del prana del oxígeno, de los alimentos y del agua. Prana vayu realiza la absorción de los elementos que necesita el organismo para su funcionamiento. (Respiración)
  • Apaana: se sitúa bajo el ombligo, en la zona pélvica, y gobierna las funciones relacionadas con la eliminación y expulsión (excreción, eyaculación, menstruación, etc.).
  • Sammana: en la región entre el diafragma y el ombligo; gobierna la digestión, la asimilación y la distribución de sustancias nutritivas en el organismo. (Proceso digestivo)
  • Udyaana: va desde la laringe hacia la cabeza, y gobierna el lenguaje, funciones como el tragar, la expresión, la capacidad mental y la memoria.
  • Vyaana:  se encarga de llevar y distribuir la energía a cada célula; controla el sistema circulatorio y nervioso.(Circulación).

explicaciónvayus

Desde el punto de vista del yoga, los vayus pueden ser influidos para que funcionen mejor. Pero hay dos de ellos que son considerados más importantes: prana y apana.

Dentro del proceso energético del cuerpo, prana es el primer eslabón, ya que se encarga de captar la energía (mediante la respiración, los alimentos, el sol, etc..), mientras que apana es el último, ya que se encarga de expulsar los residuos del cuerpo (sudor, excrementos, sangre…).

Samana, udyaana y vyana son procesos intermedios y menos fáciles de manipular, pero mejorando prana y apana, se equilibran el resto de vayus. Prana y apana son como puertas de entrada y salida, por donde el cuerpo realiza sus intercambios con el universo. Prana y apana, van a jugar un papel muy importante también a nivel del despertar de la conciencia del adepto.

En los textos yóguicos, se suele identificar a prana con la inhalación y apana con la exhalación. Aunque esto es cierto, la función de ambos vayus va mucho más allá, ya que rigen otras funciones importantes. Es fundamental que ambos vayus estén equilibrados, y esto se consigue manteniendo ritmos respiratorios determinados.

vayus3

Vamos a ver cómo operan estas dos energías conjuntamente. La tendencia natural del prana es moverse hacia arriba, y como decíamos, se sitúa entre la garganta y el diafragma. En cambio apana, situado en la zona de la pelvis y el ombligo, tiene una tendencia a dirigirse hacia abajo. Estas dos energías, aunque pueda parecer que son opuestas, en realidad son complementarias. A través de algunas prácticas yóguicas, el yogui consigue invertir la tendencia natural de cada una de ellas para que se unan en la zona del ombligo, con samana vayu.

Cuando esto ocurre, y estas tres energías confluyen en el mismo punto, se produce una explosión pránica, que libera gran cantidad de energía. El prana liberado, entra a través de manipura chakra (el tercer chakra o chakra del ombligo) hasta el canal central o susumna nadi, y asciende hasta el cerebro, donde se despiertan facultades superiores de la mente.

da-ingala-ushumna-undalini-en

Cuando esto ocurre, la unión de prana y apana en el tercer chakra y la liberación de una gran cantidad de energía pránica, se considera todo un acontecimiento en la vida del yogi. Este proceso es el resultado de mucho tiempo, probablemente años de práctica y control de las energías, por lo que la explosión de energía en el tercer chakra es el resultado del proceso de maduración del yogi, y sólo ocurre cuando esté está preparado.

Muchas de las prácticas del yoga, van preparando el terreno y el cuerpo para este momento. Ayudan algunos ejercicios de purificación interna como nauli y basti; algunas asanas de torsión, ya que inciden en la zona del ombligo, pero el método fundamental consiste en dirigir conscientemente ambas fuerzas hacia el ombligo.

Con la práctica de pranayama y la ayuda de los bhandas, el yogi va llevando conscientemente el prana y el apana hacia el punto del ombligo. Con la práctica de Kumbaka o retención del aliento consigue que se fusionen y que se produzca la deseada explosion energética que despertará manipura chakra y los centros superiores del cerebro.

pranayamayoga51

Si quieres saber más sobre estas energías sutiles que gobiernan las funciones de nuestro cuerpo, te recomiendo el libro de Danilo Hernández, “Las claves del yoga”.

Feliz verano!

Namasté.

Anuncios

El sentido original de todo esto…

A menudo cuando me preguntan cual es mi profesión, al decir que soy profesora de yoga, suelo escuchar cosas como: “Que bien,… yo es que tengo muy poca flexibilidad”. No sabes lo corriente que es esta respuesta.

Con todos los beneficios que nos ofrece el yoga, con todo su poder transformador, la elasticidad sin embargo, es el primer beneficio que la gente asocia con el yoga. Seguramente, los principales culpables de esto, seamos los propios profesores. Cuando subimos fotos a las redes sociales realizando las posturas más llamativas y exigentes, haciendo alarde de una elasticidad circense, estamos alimentando esa imagen… pero lo cierto es que si nos volvemos a los orígenes del yoga, no encontraremos apenas menciones al cuerpo.

Alicia asanas-17

Lo más curioso, es que si te adentras en los textos tradicionales del yoga, como el Hatha yoga Pradipika, la Bhagavad Gita o los yoga sutras de Patanjali, no encontrarás una sola palabra sobre estiramientos y de hecho, tampoco sobre posturas de yoga. ¿No te parece curioso? Por ejemplo, en los yoga sutras de Patanjali, sólo hace referencia a la postura en unas pocas ocasiones:
Sutra 2.46 Sthira sukham asanam
 
La postura ha de ser firme y placentera

Cada vez que realizamos un asana, el cuerpo debe estar tan estable que nos permita ir más allá del mismo, la estabilidad del cuerpo nos lleva a la estabilidad de la mente.

Sutra 2.47 Prayatna saithilya ananta samapattibhyam

Si se reprime la natural tendencia a la inquietud y se medita en lo infinito, se logra la postura firme y placentera.

Sutra 2.48 Tatah dvanda anabhighata

Lograda la postura, no obstruirán las cualidades, es decir, ya no molestarán las dualidades, el bien y el mal, el calor y el frío y demás pares de opuestos.

En el siguiente sutra, hace referencia a la respiración: “entonces se pueden dominar los movimientos de exhalación e inhalación”. Cuando se ha logrado la postura, es posible dominar e interrumpir a voluntad los movimientos de prana. Entonces obtiene el hombre la facultad de pranayama o dominio de las fuerzas vitales del cuerpo”.

El resto de los sutras se refieren al control de la mente, la actividad mental, como conseguir el conocimiento de la realidad sin velos, etc..

Como ves, es una manera muy distinta de entender el yoga y emprender su práctica. Cuando haces tu práctica, ¿te sientes estable y cómoda en cada una de tus asanas?, cuando estás en un asana, ¿tu mente está meditando en lo infinito, en el momento presente, o quizá estás recordando lo que tienes que hacer después..?, ¿en que piensas mientras practicas yoga?, ¿cual es tu objetivo final?, ¿practicas yoga para tener un cuerpo más fuerte y flexible o lo haces para mejorar cada aspecto de tu vida?

Creo que es importante, que como estudiantes de yoga nos planteemos y respondamos estas preguntas, y que tratemos de integrar las enseñanzas tradicionales, para no olvidar el sentido original de todo esto.

Namaste!

Tratado sobre Pranayama (según el Hatha Yoga Pradipika)

Namaste amigos y amigas!

En el post de hoy quiero escribir sobre una de las prácticas más interesantes, sutiles y valiosas dentro del yoga: el pranayama.

Imagen                                       En la mayoría de las clases de yoga, no se le presta apenas atención a esta práctica, y casi no se dedica tiempo (si es que se dedica alguno) a experimentar las diferentes técnicas de respiración. Sin embargo, si nos volvemos a los textos clásicos, como los yoga sutras de Patánjali, o el Hatha yoga Pradipika (la biblia del Hatha yoga), veremos que se le daba la importancia capital que tiene. Tanta, que en el Hatha yoga Pradipika (HP), se le dedica todo un capítulo llamado “tratado sobre pranayama”.

En este y los próximos post, voy a tratar de destacar algunos de los puntos que se contienen en este tratado, para conocer algo más sobre esta ciencia.                                                                                                                                                                                                 El capítulo comienza explicando en que momento es adecuado comenzar con la práctica del pranayama: “Después de conocer las asanas, con los sentidos bajo control y comiendo moderadamente, se debería practicar pranayama como le aconseje su gurú.”                                                         Es decir, que sólo cuando el cuerpo está preparado por las asanas, la columna vertebral flexible y libre de bloqueos energéticos, se pueden hacer los ejercicios de respiración. En algunos estilos de yoga como Iyengar por ejemplo, la práctica del pranayama no se acomete hasta que no han transcurrido al menos dos años en la práctica de asanas. Sin embargo en otros estilos como Kundalini, se le da tanta importancia al poder de la respiración que esta es parte protagonista de cada clase desde el principio.

Imagen

El Pranayama se practica con el objetivo de controlar el prana, o fuerza vital. La forma más eficaz de captación del prana es mediante la respiración y las kumbhakas o retenciones del aliento. En este capítulo del HP, se establece también la relación que existe entre la mente y la respiración. Este es uno de los descubrimientos clave para los yoguis de la antigüedad. La interrelación entre respiración y mente, nos dará herramientas para controlar la mente y conocerla en profundidad. El proceso respiratorio está conectado con el hipotálamo, el centro que controla las emociones. Al retener la respiración, se detienen los impulsos nerviosos. En el pranayama se debe aumentar las retenciones para aumentar la pausa entre los impulsos nerviosos y la respuesta del cerebro. Las retenciones prolongadas del aliento o kumbhakas aquietan la mente.

Imagen

En los textos clásicos se recomienda la regulación respiratoria para prolongar la vida. ¿y cómo es esto?, antiguamente se creía que venimos al mundo con un número determinado de respiraciones, una vez agotadas la vida se extingue. Por ello cuanto más lentamente respiremos, más larga será nuestra vida. Si nos fijamos en el reino animal esta regla se cumple, siendo los animales que más lentamente respiran como la tortuga, los más longevos. Cuanto más suave y lenta sea la respiración, más lento será el proceso de extinción y decadencia de la vida. Si pensamos en la respiración  como fuego, cuanto más intenso sea el fuego, antes se consumen los elementos, si el fuego es suave, la hoguera tarda más en extinguirse.

En los estados elevados de conciencia, estados de meditación o concentración profunda, la respiración se hace más lenta, más sutil, y todos los procesos fisiológicos se ralentizan con ella, desde los latidos del corazón, hasta la presión sanguínea o el sistema nervioso… Recuerda pues tomarte cada día unos instantes para ir hacia dentro, suavizar la respiración y respirar lenta y profundamente.

P.S: para aprender técnicas de respiración o pranayama te recomiendo encuentres un maestro o profesor de yoga cualificado que te acompañe al principio y al que puedas preguntar tus dudas.

Y por último Inhala… retén el aire unos segundos… y exhala suavemente… que tengas un buen día!

Minientrada

Hola a tod@s, Esta semana vamos a seguir estudiando un poco de la filosofía que sostiene la práctica del yoga. En las últimas semanas hemos estudiado los conceptos que comprenden la práctica de “Yamas”, o código ético de conducta para … Sigue leyendo

!Vivamos la abundancia!

Hola amigos,

Por fin  la primavera ha venido a visitarnos a Madrid. Las nubes, el frío y la lluvia han dejado paso al sol, al aire tibio y a los cielos azules. La primavera es un tiempo donde la naturaleza hace gala de toda su belleza y abundancia. Las flores, los árboles, la hierba, se muestran plenas, regalando nuestros sentidos con su colorido y perfume. La primavera es un tiempo de ABUNDANCIA.

En tiempos de aparente escasez como los que vivimos, ¿es posible vivir la abundancia?

En el yoga se nos enseña que todo en el universo es prana, o energía vital. El dinero es energía, los alimentos son energía, así como las flores, el agua, o los pensamientos. Y los yoguis somos manejadores de prana. Cuando realizamos las distinas asanas redirigimos el prana por nuestro cuerpo. Movemos el prana estancado para que circule por todo el organismo. Cuando practicamos la antigua ciencia de la respiración o pranayama, de nuevo estamos movilizando y trabajando con nuestro prana para incrementarlo.

Image                     Lakshmi es la Diosa india de la abundancia tanto material como espiritual

Cada vez que leo las noticias o veo el telediario, la palabra que más escucho es “crisis”, “escasez”. Sin duda desde los medios de comunicación se está realizando una programación colectiva para la crisis, y la consecuencia final es el miedo. Una vez estemos todos asustados seremos más manejables, más sumisos, más fácil de separar. Muchas personas están dominadas por el miedo. Miedo a perder el trabajo, miedo a no tener, miedo a perder lo que ya tienen, miedo al miedo. El miedo es contractivo. Te hace más pequeño y limitado. El que tiene miedo no protesta, se conforma con lo que hay y pasa por el aro del conformismo.

La naturaleza nos muestra día a día su abundancia, pero nosotros no la vemos, ofuscados por lo que nos dicen desde un sistema interesado en tenernos subyugados.

En último término nuestro concepto de la abundancia es muy limitado, y se reduce a tener o no tener dinero, pero la abundancia es algo más. Es sentirnos plenos, colmados, capaces de dar. Tienes abundancia cuando tienes todo aquello que necesitas y además te sobra para compartir.

Piensa en todas las cosas que tienes: amor, amigos, ropa, comida, libros, cosas materiales en general, abundancia de salud, de buen humor, puede que vivas rodeado de abundante naturaleza, que vivas con abundante espiritualidad, etc…

Una ley universal dice que lo que damos de corazón nos es devuelto con creces. Así, si  nos rodeamos de una energía de riqueza interior, esta se plasmará también en nuestras circunstancias vitales.

Desde aquí os propongo que digamos un NO rotundo al miedo al que nos empujan a sumirnos. A que no entremos en el discurso de la escasez y del derrotismo. Seamos optimismas, vitalistas y reconozcamos en cada momento la abundancia que rodea nuestra vida y la de los demás.

Sat nam!

Minientrada

En los años que llevo practicando yoga, una de las cosas que más me ha ayudado a profundizar en mi práctica han sido los retiros. Recuerdo con cariño especial los retiros que realicé junto con amigos, practicando yoga durante horas … Sigue leyendo