Meditando en So hum

“Eso en quien todos los seres residen y que reside en todos los seres, que es el otorgador de gracia a todos, El Alma Suprema del universo, el ser sin límites — yo soy eso. Amritbindu Upanishad”

Cuando estamos tranquilas podemos encontrar momentos de silencio mental, a través de los cuales  podemos echar un vistazo al nivel más profundo del alma. Con cada vistazo, nuestro entendimiento se hace mayor. Vamos profundizando más y más en nuestro interior. Con el tiempo, nuestra consciencia se expande.

El objetivo de la meditación es experimentar cada vez más estos momentos de silencio mental, donde podemos observar el espíritu interior.

Para la mayoría de las personas es muy difícil controlar el torrente de pensamientos. La mente actúa según su naturaleza, como un caballo desbocado, sin control alguno. Al principio es normal sentir frustración, pero la frustración al fin y al cabo no deja de ser otro pensamiento más, otra emoción que aparece como tantas otras cuando observamos la mente. Tenemos que intentar calmar los pensamientos, dejar que estos se aposenten, hasta alcanzar un estado de calma y neutralidad. Esto requiere tiempo.

Una manera común de meditación, consiste en concentrarse en un objeto, de manera que la mente quede enfocada en dicho objeto. La respiración es una herramienta que tenemos siempre a nuestra disposición, siempre nos acompaña. Por ello, desde la antigüedad ha sido utilizada como método eficaz de meditación.

La respiración tiene su propio mantra. Los yogis en la antigüedad transcribieron el sonido de la respiración como So hum (siendo so el sonido de la inhalación, y hum el de la exhalación).

So hum se ha traducido como “yo soy eso”, y simboliza el hecho de que todos estamos conectados con la energía universal. Simboliza la unidad. El hecho de que somos uno con la creación.

En las upanishads, se hace referencia a esta realidad. Aquella sustancia sutil de la que están hecha los árboles, las rocas, las estrellas, los océanos… todo lo que existe, es Brahma, el creador, la energía creativa. Yo soy eso. En mi esencia, yo soy Brahma. Que bella idea, ¿verdad?

Durante la meditación conecta con esta idea de conexión, de unión con la naturaleza y con todo lo que existe. Siéntete parte de todo lo que te rodea. Imagina lo de fuera dentro de ti, y tu en todo lo que existe.

Screenshot_2018-10-03-17-43-21-492_com.android.chrome

COMO MEDITAR CON EL MANTRA SO HUM

  • Para empezar la meditación, siéntate en una posición cómoda, (puede ser en el suelo con las piernas cruzadas o bien en una silla con los pies bien apoyados sobre el suelo). Coloca las manos en tu regazo, o sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y presta atención a tu respiración. Observa cómo entra y sale el aire sin intentar controlarla de ninguna forma.Tal vez notes que tu respiración se vuelve espontáneamente más rápida o más lenta, profunda o superficial, o que incluso se detiene por un momento. Observa los cambios sin resistencia y sin anticiparte. Cuando tu atención se desvíe hacia un pensamiento, un sonido del entorno o una sensación en tu cuerpo, vuelve a enfocarte suavemente en tu respiración.
  • Tras unos minutos de observar la respiración y calmar la mente, puedes introducir el mantra So hum. La repetición del mantra, ayudará a la mente a permanecer enfocada, frenando los pensamientos que vayan surgiendo, y te llevará a expandir tu conciencia. A mi personalmente me ayuda el mantener la mirada (con ojos cerrados) enfocada en el entrecejo. Esto me ayuda a profundizar en mi conciencia.
  • Durante la inhalación, repite mentalmente “so”, durante la exhalación repite mentalmente “hum”. Si al poco tiempo aparecen pensamientos, y notas que te has ido de la meditación, vuelve suavemente a tu respiración y a la repetición del mantra. No te castigues, no te enfades contigo misma. Esto es totalmente natural. La mente, al igual que el cuerpo, necesita entrenamiento y práctica. Se benévola contigo misma.
  • Lo importante es la constancia. Establece una práctica diaria, por breve que sea, pero medita cada día, y en poco tiempo sentirás los beneficios de esta meditación. Disfruta!

Namaste.

Anuncios

6 Errores en la práctica de yoga

Namaste queridos yogis y yoginis!

Hoy me gustaría hablaros sobre algunos de los errores que cometemos en el yoga cuando somos principiantes (y no tanto).

Cuando practicamos yoga nos convertimos en laboratorios vivientes donde experimentar con la química y la física del cuerpo. Tenemos la oportunidad de sentir el poder de la respiración, comprobando su potencial curativo. Practicamos asanas, observando a que estado mental nos conducen… En el yoga hay mil caminos y maneras, y ninguna es mejor que otra, simplemente tu conectarás con unas más que con otras.

No obstante, hay algunos errores que todos hemos cometido alguna vez, comunes a todas ellas. En este post, me gustaría comentar los 6 errores básicos que he observado en mi experiencia como profesora.

  1. No respirar correctamente

Respirar es algo más que tomar aire para expulsarlo de nuevo. En ese proceso rítmico de expansión y contracción, la respiración representa la polaridad presente en el universo, como la noche y el día, la vigilia y el sueño,  lo femenino y lo masculino, la creación y la disolución.

En un aspecto puramente fisiológico, una respiración profunda nos aporta muchísimos beneficios, oxigenando el cuerpo y llevando energía a cada una de nuestras células. Durante la práctica de yoga, debemos usar una respiración profunda (puede ser Ujjayi o la respiración yóguica completa) que nos aporte la energía necesaria para realizar la práctica y llevar oxígeno suficiente a músculos y articulaciones. Uno de los errores que cometemos a menudo, es realizar respiraciones superficiales, lo que hace que el cuerpo tenga que tirar de reservas de energía, en vez de usar la respiración como fuente de potencia.

Otro error común es aguantar la respiración cuando entramos en un asana más exigente, como ocurre a menudo en extensiones hacia atrás, como Dhanurasana, o la postura del camello (ustrásana), por ejemplo.

anahata

Consejo: Si ves que no puedes mantener una postura más de tres respiraciones, entonces aún no estás preparada para mantenerla.Sal de la postura cuando te cueste respirar de forma fluida.

2.  Descoordinación cuerpo-respiración-mente:

La práctica de yoga exige que coordinemos cuerpo, respiración y mente. Estos tres aspectos son inseparables. Cuando te sientas en tu esterilla, lo primero que debes hacer  es tomarte unos momentos para relajar la mente, observar tu respiración, y tomar conciencia de tu cuerpo. Debes preparar tu mente para ser observadora de toda tu práctica. 

En yoga debes de estar presente en todo momento. Si mientras haces tu práctica tu mente por ejemplo está pensando en lo que vas a cenar esa noche, el cuerpo y la respiración pierden su “gobernante”… ¡no hay nadie al volante!, Si no estás atenta a tu práctica, los efectos de las posturas serán mucho menores, y con mala suerte, podrás lesionarte.

3. Tratar de imitar a los demás.

O lo que es lo mismo, compararnos con los demás. Este es el típico error de los principiantes, pero que seguimos cometiendo a menudo por mucho tiempo que llevemos practicando. Cada cuerpo es diferente fisiologicamente. Hay personas con las piernas muy largas, con lo que les costará más llegar a tocar con la yema de los dedos el suelo que a alguien bajito, como es natural. Si eres de constitución gruesa, te pueden costar más las torsiones, si tienes los brazos largos, te costará menos rodear tu cuerpo en posturas de torsión…. cada cuerpo es distinto y tiene sus hándicaps y sus ventajas dependiendo de la postura a realizar.

Con el tiempo y cuanto más avanzada es tu práctica, más consciente te haces de tus limitaciones, y de tus puntos fuertes y no tratas de hacer las posturas que hace tu compañera de esterilla.

4. Cuando el ego toma el control y quiero ir más allá de lo que puedo.

Otro error consiste en tratar de hacer posturas para las que no estamos preparados.

Cuando el profesor da alternativas a la postura final, a menudo queremos hacer esta en lugar de hacer opciones más sencillas… Está muy bien intentar superarse y darse alas para probar posturas complicadas, pero hay que ser consciente de nuestras limitaciones y no tratar a toda costa (a costa de hacernos daño) de hacerlas. Avanzaremos mucho más haciendo adaptaciones más sencillas que nos preparan poco a poco para la asana final.

Ten paciencia. ¿A quién quieres impresionar?, cada persona está en su propia momento del camino y el yoga no se trata de competir. Se trata más de sentir.


5. compararse con los otros.

No te compares con los demás. Disfruta de tu propio camino. No sabes lo que está pasando la otra persona en su vida. No envidies a nadie. Céntrate en mejorar tu práctica, en profundizar, aceptando y respetando tu propio cuerpo. Se paciente, constante, perseverante y te sorprenderá los resultados que obtendrás.

El sutra 14 de los Yogasutras dice lo siguiente sobre  el yoga: “La práctica se consolida firmemente por dilatados y constantes esfuerzos con vivo amor al objeto de logro. La práctica se establece sólidamente cuando se lleva a cabo durante un periodo continuado de tiempo, sin interrupción y con actitud devocional.”

6. El yoga es sólo para mujeres jóvenes y flexibles.

Me he encontrado con personas que pensaban que el yoga es sólo para personas flexibles, jóvenes, delgadas…. Las redes sociales no ayudan mucho a desmentir este mito, pero en realidad el yoga es para todos. Cualquier género y edad es bueno para practicarlo. He impartido clase a personas de 70 y 80 años que hacían su práctica con entusiasmo y se sentían felices. ¿Que más se puede pedir?

Otra idea errónea es que el yoga es sólo para mujeres. Aunque cada vez hay más hombres practicando yoga, hace unos años se pensaba que era una actividad “para mujeres”. De nuevo ¡gran error! de hecho el yoga en sus inicios era sólo para hombres. Con el tiempo, afortunadamente se permitió a las mujeres practicarlo y su práctica se extendió como la pólvora, teniendo más aceptación entre las mujeres, pero si te fijas, la mayoría de las escuelas de yoga fueron creadas por hombres.

Creo que lo importante es en todo momento mirar hacia dentro, observar tu cuerpo y tu mente. Sentir tu respiración. Trabajar pacientemente y perseverar. Aceptar lo que te encuentres, sean limitaciones o éxitos. Nunca compararte con los otros. Cada persona tiene su propio camino. Y sobre todo, intentar ser feliz.

Namaste,

Respira profundo…

Respirar profundo… puede ser nuestra tabla de salvación en ocasiones de estrés. Aquí comparto contigo un ejercicio de respiración profunda que puede ayudarte en situaciones de estrés, insomnio, ansiedad… Es muy sencillo:

respiracion-diafragmatica-manejar-ansiedad-ejercicios
* Lleva una mano sobre el pecho y la otra sobre tu abdomen.

* Comienza a inhalar de forma lenta y profunda durante 4 segundos. Percibe como la mano del abdomen comienza a elevarse y a continuación la del pecho.
* Retén el aire durante 5 segundos.
* Exhala alargando tu exhalación durante 7 segundos, vaciando primero tus pulmones y por último metiendo el abdomen ligeramente hacia dentro. Mantente concentrada en la respiración. Observa como el estrés, las preocupaciones, la rabia y otras tensiones siguen el fluir de la respiración hasta el centro del abdomen. En este punto, todas las emociones negativas se evaporan, te quedas en calma, cada vez más en tu centro.

Screenshot_2018-04-18-11-13-27-638_com.instagram.android

La respiración profunda masajea los órganos y glándulas internos, limpia los tejidos de toxinas, depura la corriente sanguínea y mejora tu sistema inmunitario. Suficientes beneficios como para pararnos a practicarla varias veces al día, ¿no crees?

Estos y otros ejercicios de pranayama, los practicaremos en mi próximo retiro de yoga y meditación.

Si estás pasando por momentos de estrés, ansiedad, no te terminas de encontrar bien, pese a que no haya una causa justificada, quizá ha llegado el momento de que hagas un descanso. Recuerda que el cuerpo nos manda señales, nos habla, y si no le escuchamos, a menudo “nos para” a través de una enfermedad.

No somos máquinas, somos personas sensibles, lo que nos rodea nos afecta más de lo que pensamos, y nuestro sistema se va sobrecargando hasta que “petamos”. Un retiro es una ocasión ideal para regalarte un descanso. Sanarte. ir hacia adentro, aprender a meditar o profundizar en tu práctica. Conectar cuerpo, mente, emociones, respiración…

Retiro primavera

 

Te esperamos.

 

Duhkha: cómo gestionar la incomodidad en tu práctica de yoga.

La palabra Duhkha, hace referencia a lo incómodo, poco confortable, sufrimiento, dolor, pena, difícil, problemas…

Tanto en la vida como en la práctica de yoga, a menudo experimentamos duhkha. Ante la incomodidad o el dolor, la mente reacciona con aversión y la respuesta se traduce en el abandono de la acción: salimos de la postura o de la situación que nos provoca la incomodidad. Es como un acto reflejo, me pinchan y salto.

Los umbrales de resistencia a lo incómodo, varían mucho de una persona a otra. Lo veo a diario en mis clases. ¿porqué ante una postura incómoda, algunos alumnos persisten y se mantienen trascendiendo el dolor, y otros apenas aguantan unos segundos antes de abandonar la asana?, ¿como podemos gestionar la incomodidad en la práctica de yoga?

Lo primero que me gustaría, es distinguir entre dolor e incomodidad. Si durante tu práctica sientes un dolor punzante, escucha a tu cuerpo y sal de la misma. Siempre puedes entrar en una asana alternativa, o realizar la misma con ayuda de apoyos, o de forma más suave, quedándote en estadios anteriores. Si por ejemplo, estás realizando trikonasana y sientes tus isquiotibiales en tensión, encuentra el equilibrio justo entre el esfuerzo, el estiramiento sano de tus músculos y la sensación de suavidad.. deja margen para ir un poco más allá, no llegues a tu límite. Crea acción muscular para proteger el músculo, pero al mismo tiempo busca la suavidad en tu postura. Conecta con tu respiración. Vuélvete una con ella, así como con tu cuerpo y tu mente. Yoga significa unión, mantén pues, todos tus sentidos y tu atención plena en lo que estás haciendo.

Trikonasana en pared

En yoga no deberíamos de sentir dolor, pero si es cierto que muchas posturas abren zonas del cuerpo que están acortadas, y que nunca las hemos estirado, y trabajarlas nos va a suponer esfuerzo y tenacidad.

El yoga también hace aflorar dolores emocionales estancados desde tiempo atrás, que pueden salir a la luz durante la práctica. A menudo sentimos también dolor físico (no muy intenso) y/o mental.

Una forma de gestionar la incomodidad o el dolor es, lejos de rechazarlo, llevar la atención al mismo, dándole espacio. Duhkha, significa literalmente “espacio malo”, siendo “Kha”, espacio, “Du”, malo o difícil.  En lugar de huir de lo difícil, reconoce su existencia. Permítele ser, sin apegos ni aversión. Desde ese espacio de atención, escucha lo que tu cuerpo te está diciendo. Despierta tu mente testigo. Esa mente observadora que de modo imparcial registra un dolor, una sensación desagradable, una emoción queriendo salir, y profundiza en ella.                                                                                             Si prestas atención a un dolor, este hará lo posible por enseñártelo todo, susurrándote a través del idioma de las sensaciones.

Alicia asanas-4

Mi consejo es que no rehuyas o ignores tus sensaciones incómodas. Trata de permanecer en ellas un instante sin rechazar lo que es y trasciéndelas para entender el mensaje que te quieren transmitir. Mantén tu mente neutral. Aprende lo que quieren transmitirte y déjalas ir con amor.

Si la incomodidad es física, durante tu práctica no dejes que te domine. No añadas tensión mental a la tensión que ya tiene de por sí la postura. No reacciones inmediatamente. Respira profundo. Con cada exhalación deja ir más y más tensión. Como digo en mis clases, “encuéntrate cómoda en la incomodidad”. Trabaja la ecuanimidad. Con la práctica, podrás extrapolar esta sensación a tu vida diaria. Ante cualquier contratiempo, extrae el conocimiento que te esté enseñando, mantén la ecuanimidad y déjalo ir. Busca la calma y el equilibrio en cualquier situación de tensión. La ecuanimidad como todo, se puede trabajar y mejorar.

¡Te deseo una práctica consciente y feliz!

Namaste

Planificando el año que entra…

Otro año acaba de pasar, y son tantas las cosas que me hubieran gustado hacer y no he llevado a cabo… seguro que a ti te ha ocurrido lo mismo.

La mejor herramienta que conozco para que esto no ocurra, y para conseguir que tu año sea pleno y esté lleno de éxitos, es la planificación. Se que los propósitos de año nuevo no tienen muy buena fama, y que acaban desvaneciéndose en el aire, pero esto ocurre porque no hay una planificación detrás.

Desde que descubrí lo útil que es planificar tu tiempo, tu año, tu mes, o tu vida, no hay año que no tome papel y lápiz a final del mismo y me ponga a planificar como quiero que sea mi año soñado. Esto no quiere decir que todo te vaya a salir a la perfección. La vida simplemente sigue su cauce, y a veces, las cosas no salen como teníamos pensadas, pero aún así, aunque siempre haya cosas que se te vayan a escapar, es mejor tener claras tus metas y objetivos, que dejarlo todo al azar.

 

Planificar-el-año-en-familia-2

A finales de 2016, me propuse como principal objetivo de año nuevo el viajar. Quería que 2017 se caracterizase por los viajes. Me apetecía recorrer mundo y quería hacer de eso mi prioridad. También quería continuar aprendiendo italiano. Así, fui estableciendo objetivos relacionados con el trabajo, la familia, la salud, las finanzas, el tiempo libre, la formación, el crecimiento personal, etc… pero como objetivo número uno, estaba el viajar lo más posible.

Después de doce meses, al mirar mi cuaderno de objetivos para el año, vi con satisfacción que lo había conseguido! 2017, fue el año de mi vida que más he viajado. Recorrí Australia durante un mes en una caravana, estuve quince días en un ashram en India, y acabé el año en Sri Lanka…  Todo esto no lo hubiera conseguido sin planificación. Así es que en este post, me gustaría compartir contigo algunas herramientas muy sencillas, que tu también puedes usar para crear tu año ideal y lograr tus objetivos.

3 PASOS PARA PLANIFICAR TU AÑO SOÑADO

PASO 1: REFLEXIONAR SOBRE EL AÑO 2017

Lo primero que te propongo es que eches la vista atrás y pienses en todas las cosas que te han sucedido durante el pasado año. Trata de remontarte a enero e ir avanzando, apuntando todos los hitos, todos los momentos buenos y menos buenos que han destacado en el año pasado. Escribelos en un cuaderno.

  • Que retos has enfrentado (tanto buenos como malos), y que aprendizaje has extraído de ellos. Esto es importante, las cosas no suceden porque sí, siempre se puede extraer un aprendizaje… Unas veces se gana y otras se aprende!
  • Que sueños y objetivos se han cumplido. Cuales no.
  • Cual ha sido el mejor momento del año.
  • Cual ha sido el peor momento del año.
  • ¿Ha habido algún avance o cambio en materia de: salud, trabajo, finanzas, relación sentimental, familia, amigos, crecimiento personal, …?
  • Que te hubiese gustado que fuese diferente

Coge papel y boli y escríbelo.

list-post.jpeg

PASO 2: IDEAS Y OBJETIVOS PARA EL 2018

Ahora es el momento de preparar tu año soñado. Es el momento de pensar en grande. Medita sobre cual es tu mayor deseo, u objetivo principal para el año que entra. Lo mismo no tienes ni que pensártelo, porque lo tienes muy claro, si es así, ya tienes parte del trabajo hecho!.  Recuerda que este objetivo principal puede ser de cualquier índole (relacionado con el trabajo, el amor, la salud, ocio, formación…).

A continuación, puedes escribir otros objetivos secundarios. A mi me gusta desgranarlos por temas; trabajo, salud, formación, etc… y elegir un objetivo para cada uno de los aspectos de mi vida.

  • Piensa en los hábitos que quieres incorporar a tu vida
  • Piensa en que cosas quieres cambiar o incorporar en tu persona.
  • Escribe los hábitos que quieres desterrar de tu día a día
  • Escribe la frase o el valor que quieres que defina tu año, y tenlo a la vista, escríbelo en un papelito que puedes llevar en la cartera de manera que lo veas cada día y te recuerde que ese es el valor que quieres trabajar este año.

PASO 3: CALENDARIO

calendario-2018-gratis

 

En este paso vamos a definir los objetivos en función del tiempo. En mi caso, el objetivo principal del 2017 era viajar. Pues bien, en mi calendario elegí los periodos en los que podía viajar. Para ello marqué el mes de marzo (coincidiendo con la semana santa) y el mes de agosto. De esta manera, ya tenía reservado ese espacio para mis viajes. Una vez marcado en el calendario, ya había dado el primer paso para conseguirlo.

Lo mismo se puede decir del resto de objetivos, una vez plasmados en papel, estás más cerca de su consecución.

El siguiente paso era ahorrar el dinero. Como me quería ir en marzo a la India, desde principio de año, mi objetivo fue ahorrar cada mes (enero, febrero y marzo) el dinero necesario para mi viaje. Al tener esta idea clara, durante dichos meses reduje mis salidas, no comí ni cené fuera de casa, y evité caer en la tentación de las rebajas :-). Si no hubiese planificado esto desde principios de año, estoy segura de que se me hubiese echado el tiempo encima y al llegar la semana santa no hubiese tenido el dinero para irme. Esto es sólo un ejemplo de cómo funciona la planificación, y  por lo que soy una gran defensora de los propósitos de año nuevo, siempre y cuando se planifiquen por escrito.

Al igual que tenemos escrito el objetivo anual, resulta muy útil escribir objetivos a nivel mensual e incluso semanal.

Ejemplos de objetivos mensuales:

  • “cada mes quiero ahorrar x euros”.
  • ” Una vez al mes quiero hacer una escapada al campo”, etc..
  • “Quiero darme un masaje al mes”

Ejemplo de objetivos semanales: un año está formado de muchas semanas, por lo que planificar cuidadosamente tus semanas es fundamental para tener un gran año. Una planificación semanal podría ser:

  • Hacer deporte 2 veces por semana: ir a la piscina, o correr, etc..
  • Salud: tomar verdura todos los días. Tomar dulces sólo un día a la semana.
  • formación: dedicar una tarde a la semana a leer un buen libro o a estudiar.
  • Crecimiento personal: meditar todos los días 5 minutos antes de ir a trabajar

Esta planificación semanal puedes hacerla los domingos por la tarde, para que tu semana contenga las cosas que tu quieras, lo que te haga feliz. Cada semana debe de estar llena de cosas que te nutran, te hagan sentir bien, útil, valorada y feliz. De otra manera, dejarás que sean las circunstancias las que llenen cada día y cada hora con obligaciones, rutinas, noticias, televisión y otras pérdidas de tiempo. Una cosa importante para mi, es dejar espacios para no hacer nada. Dedicar una tarde o unas horas a la semana para no hacer nada, tirarte al sofá a leer un libro, o dar un paseo, o irte a un parque a respirar un poco de aire fresco… como dicen los italianos, para disfrutar del dolce far niente!

Y esto es todo. Como ves, es muy sencillo planificar tu año ideal. Tan sólo tienes que sentarte a escribir, poner en claro tus ideas, y por supuesto, revisar de vez en cuando dicho planinng para no olvidarte de tus objetivos a corto y largo plazo. Tener claras nuestras prioridades y objetivos nos ayuda a no desviarnos del camino. Es tan fácil dejarse llevar por las obligaciones del día a día y olvidarse de lo realmente importante!

Te deseo un feliz año 2018, en el que se cumplan todas tus metas y sueños y si tienes alguna otra herramienta que te sirva para cumplir tus objetivos, te invito a compartirla en los comentarios.

P.S: Si te interesan estas y otras herramientas, te gustará el blog de Inma Torres, http://www.vidaenpositivo.org, blog que sigo y que me sirve de inspiración constante.

 

Siete libros que no te puedes perder si eres profesor de yoga

Si eres profesor@ de yoga o bien lo practicas y te apetece profundizar en sus remotas raíces, deberías recurrir a sus fuentes.

Una de las prácticas dentro del yoga, es el estudio de las escrituras o textos antiguos. Piensa que todo viene de ahí, y  por suerte tenemos una fuente de conocimientos a la que podemos y debemos volver una y otra vez para no perder el rumbo, no desconectar de lo importante.

En este post, quiero compartir contigo la lectura de siete libros, de los muchos que existen, sobre las bases del yoga. El estudio del yoga es infinito, nunca termina, siempre descubrimos nuevos textos antiguos o modernos, para seguir indagando e impregnándonos de sus enseñanzas, pero como por alguno hay que empezar, esta sería mi selección:

  1. “Claves del yoga” de Danilo Hernández

Este podríamos llamarlo uno de los “obligatorios”. Es un manual donde se recoge todo lo que un profesor , o estudiante de yoga, debe conocer.

En este libro se explican cuales son las diferentes sendas del yoga, que es el tantra, cual es la estructura del ser humano y sus diferentes cuerpos, los chakras, las asanas, la respiración, la relajación, la meditación, etc…  Este es un libro que consulto a menudo para preparar mis talleres y mis clases, siempre termino volviendo a él.

claves

 

2. “Luz sobre el yoga” de Iyengar.

Este es el libro que llevó por primera vez el yoga al gran público occidental, y se ha convertido en un clásico. Es una guía esencial para cualquier persona interesada en el yoga, independientemente de su nivel.

En él, puedes encontrar una introducción a la filosofía que sostiene desde hace miles de año esta práctica, descripciones muy detalladas de más de 200 posturas, acompañadas por fotografías del maestro Iyengar o ejercicios de pranayama para aquietar la mente. Es un libro de consulta práctico y muy didáctico. Otro de los libros que tengo siempre a mano para consultar o buscar inspiración para mis clases 😉

Luz-Sobre-el-Yoga

 

3. “Bhagavad Gita”

En sánscrito “El canto del señor”, lo que te da idea de su carácter místico y devocional. Está considerada como la obra clásica más importante de las escrituras hindúes. Se escribió en torno al 600 A.C, y se compone de 700 versos que condensan las principales filosofías y doctrinas de los vedas. Son una síntesis de devoción y sabiduría.

El canto o Gita, forma parte de una epopeya hindú extensísima, el Mahabharata, y representa el diálogo entre el guerrero Arjuna y Krishna, donde se desgranan los conocimientos sobre lo divino. En este texto se exponen las tres sendas de realización humana, la de las obras (karma yoga), con la renuncia a los resultados de la acción como enseñanza principal, la de la devoción (bhakti yoga), y la de la sabiduría (jñana yoga).

Encontrarás muchas ediciones distintas de la Gita, todas ellas comentadas por distintos autores. La versión que yo conozco y la que he leído es la de Consuelo Martín.

61UUyRgZVmL

 

4. “Los yoga sutras de Patánjali”

Los Yoga sutras son 196 aforismos divididos en cuatro capítulos.  De carácter eminentemente práctico, cubren todos los aspectos de la vida. Para mi son un manual de vida, un libro para tener siempre a la vista, en tu mesilla de noche, e indagar una y otra vez en su conocimiento maravilloso.

Comienza con un código de conducta y finaliza con un estudio de la meditación, llevando la mente hacia un estado de armonía y equilibrio. El estudio que hace de la mente es simplemente brillante.

Los yoga sutras de Patanjali son textos reconocidos por todas las escuelas de yoga, y son la fuente de todas las obras posteriores, como por ejemplo, la siguiente recomendación, el Hatha Yoga Pradipika.

5. Hatha yoga Pradipika

“La pequeña luz del yoga” es un importante tratado sobre hatha yoga escrito por Svatmarama, probablemente en el siglo XV. También se le conoce como caturanga yoga, o el yoga de los cuatro pasos: asanas, pranayamas, mudras y samadhi.

Esta obra intenta aunar las disciplinas físicas, con las prácticas espirituales más elevadas del Raja yoga. Es un libro bastante técnico, no apto para todos los paladares, aviso…

Se describen hasta dieciséis āsanas, muchas de ellas variaciones de la postura sentada con las piernas cruzadas. Para quienes padecen de desórdenes en los humores corporales (doṣas) se prescriben unas técnicas de purificación, que se deben practicar antes que las técnicas de control de la respiración. Se explican detenidamente técnicas de realización de distintos mudras, que incluyen los tres bloqueos o bhandas.

El texto también contiene descripción sobre las técnicas tántricas vajrolīmudrā, sahajolīmudrā y amarolīmudrā. Un característica importante en la enseñanza de Svātmārāma es el “culto a través del sonido” (nādaupāsana), por medio del cual se alcanza la condición de “disolución” mental.

 

6.  “La sabiduría del yoga” de stephen Cope.

En este inspirador libro, Stephen Cope nos muestra las enseñanzas de los yoga sutras, a través del día a día de un grupo de amigos, estudiantes de yoga. Estos se ven enfrentados a muchas vicisitudes de la vida moderna, problemas familiares, altibajos y dudas sobre sus carreras profesionales, problemas de pareja, etc…

A través de estas historias Cope nos descubre como los yoga sutras son herramientas muy actuales y útiles que podemos emplear en nuestras vidas. Un método psicológico atemporal para aprender a vivir.

Para mí, este es un libro esencial. Disfruté mucho de su lectura y me hizo profundizar  en algunos de los conceptos principales contenidos en la filosofía de los sutras. Otro de los obligatorios.

9788484452218

 

y para terminar, os voy a recomendar un libro muy útil para aquellos que se planteen vivir de la enseñanza del yoga. En él se exponen ideas prácticas que ninguna formación de yoga enseña hasta la fecha, ¿cómo comenzar a dar clases de yoga?, ¿cómo darme a conocer?, ¿cómo puedo usar las redes para crear una marca personal?,  ¿podré vivir de dar clases?… todas estas cuestiones y muchas otras, las  verás respondidas en:

7. “The art and business of teaching yoga” de Amy Politi y Taro Smith

Este librito te da trucos e ideas valiosas sobre como construir tu base sólida de alumnos, cómo planificar clases dinámicas e interesantes, cómo optimizar tu propia práctica, como alcanzar la tan deseada estabilidad económica, como hacer tu plan de márketing o como usar las redes sociales.

En definitiva, te da herramientas para llevar a cabo tu trabajo, crear tu propia marca personal que inspire a otros a embarcarse en esta aventura de vida que es el yoga.

51ZrVthCgwL._SX320_BO1,204,203,200_

Y hasta aquí las recomendaciones por hoy. ¿Conoces otros libros que te hayan marcado o ayudado?, ¿añadirías otros libros (seguro que sí) a esta lista?, Si es así, compártelo en los comentarios, para que otras personas se puedan beneficiar y podamos seguir aprendiendo todos juntos.

Gracias por leerme,

Namasté.

Retiro de yoga y meditación

Recuerdo perfectamente la primera vez que asistí a un retiro de yoga. Después de años de práctica, me apetecía vivir una inmersión más profunda en la experiencia del yoga.

Ir a clases semanales es muy beneficioso, pero cuando terminas tu práctica y sales a la calle te vuelves a encontrar con el tráfico, el estrés, las obligaciones diarias…
Uno de los mayores beneficios que encuentro en los retiros de yoga, es precisamente que suponen una oportunidad para “retirarse” del mundanal ruido, de las obligaciones, de tu entorno, de la gente…
Es un espacio para tí, para conectar con la naturaleza, y desconectar de la rutina. Una oportunidad preciosa para vaciarte… Sólo cuando nos vaciamos, podemos encontrar de nueva energía para emprender nuevos proyectos.

El vacío… ese estado tan necesario para continuar. Hace poco comentábamos en clase, como tenemos casi siempre una sensación de carencia, de que nos falta algo para estar bien, cuando en realidad, lo que a veces nos pasa es que tenemos demasiado.
Una alumna me comentó una vez que se encontraba muy cansada, y se preguntaba si le   faltaría alguna vitamina. Para mi, la respuesta estaba clara, en realidad no le faltaba nada, sino que en realidad le sobraban cosas.

Le sobraban horas de trabajo, le sobraban obligaciones, algunas autoimpuestas, le sobraban compromisos sociales, le sobraban cosas que hacer. Como dice el dicho, a veces, ¡menos es más!
Un retiro, es una oportunidad de vaciarte, de dejarte llevar, de dedicarte un tiempo precioso para tu descanso y cuidado.

Ahora soy yo la que se encuentra ocupando el lugar de aquellas profesoras de mi primer retiro. El lugar del profesor, ¡ que gran honor y responsabilidad! aunque me considero eterna estudiante, ya se sabe que todos somos maestros y estudiantes en este camino de vida.

Por eso, en este retiro de otoño que preparo con cariño  junto a una gran maestra de         meditación, vamos a poner el énfasis en el cuidado de uno mismo, en la compasión y el amor incondicional hacia ti.

Porque todos necesitamos vaciarnos para volver a tener la capacidad de llenarnos de cosas que nos nutran, nos enseñen, nos ilusionen.

Me encantará compartir ese fin de semana contigo.

Retiro otoño 3