Pratyahara: un viaje hacia el centro de tu ser

ce33bc144966845a11af1d286ad9dabe

 

Nunca antes en la historia habíamos estado tan expuestos a estímulos (redes sociales, televisión, anuncios en el metro, por la calle, etc…). Estos estímulos reclaman nuestra atención constantemente, de manera que cada vez somos menos capaces de mantenernos concentrados en una tarea.

La práctica diaria de meditación es el mejor antídoto ante esta dispersión, pero además el yoga nos ofrece otras herramientas para trabajar la concentración y el enfoque.
En este post voy a hablar sobre Pratyahara, el arte de controlar los sentidos. Se puede traducir como la capacidad de cerrar los sentidos a estímulos externos y retirarlos de los objetos.

Lo que logramos con Pratyahara es liberar la mente de los múltiples estímulos que recibe, trayendo a la misma un poco de calma y descanso.

Entre un estímulo y la reacción a dicho estímulo hay un espacio de tiempo. La idea es observar ese espacio de tiempo y hacerlo cada vez más largo. La ecuanimidad es la libertad de elegir la acción más inteligente, en vez de dejarnos llevar por las tendencias de la mente.

Pratyahara forma parte de los 8 pasos en el camino del yoga descritos en los yoga sutras de Patanjali. Este es un texto clásico, de en torno al siglo II, considerado la guía central de todas las escuelas de yoga.
Define el yoga como “el cese de las fluctuaciones de la mente”. Un viaje desde el pensamiento disperso, hacia un estado de calma meditativo, de profunda comprensión.

Patanjali hablaba de 8 pasos en el camino del yoga, siendo el quinto paso, pratyahara o retraimiento de los sentidos.

pratyahara2012

En yoga, a los sentidos se les llama “Indriyas”, los compañeros de Indra. Indra es el rey de los dioses. Metafóricamente significa que nuestros sentidos nos pueden acercar a la divinidad si los utilizamos bien. Pero mal utilizados nos alejarán de lo divino y pueden hacernos perder el norte.

Cuando un sentido se ve afectado, el resto se ven afectados también. Cuando cierras tus ojos, los ojos interiores, la intuición se despierta. Te vuelves más consciente de tu piel, el tacto cobra más protagonismo, tu sentido del oído también se acrecienta…

Los cinco sentidos cognitivos (jñana indriya), nos traen información por medio de nuestros órganos sensoriales (ojos, oídos, nariz, lengua y piel). Esto es fundamental para desenvolvernos en la vida, el problema surge cuando nos apegamos a las sensaciones y nos dejamos llevar por ese mundo sensorial, sólo para terminar confundidos y agotados.

METAFORA DEL COCHE DE CABALLOS
En el yoga se utiliza una metáfora para explicar esto. El cuerpo es un carruaje tirado por 5 caballos que son los sentidos. El cochero, es la mente, que lleva las riendas de los sentidos. El pasajero, es el ser.

Los caballos, tiran del carruaje sobre el camino de los estímulos sensoriales. Si los caballos están mal entrenados, o el conductor es inexperto, el carruaje se desviará de su camino o de su destino final. En otras palabras, sin una mente disciplinada, sufrimos por las distracciones de nuestros sentidos sin control, igual que un cochero sufre por controlar a unos caballos que nunca fueron domados.

En lugar de decidir en qué quiero poner la atención y después hacerlo, la mente indisciplinada se deja llevar por los deseos y los hábitos de los sentidos. Y así nos pasa que de repente nos encontramos navegando por Facebook cuando habíamos encendido el ordenador para enviar un email o terminar un informe importante.

carruaje-t12914.jpg

Los sentidos sin entrenar, se aferran al placer del momento y no consideran nuestro bienestar a largo plazo.

“Así como el viento arrastra a un barco en el agua, así una mente guiada por los sentidos, arrastra a nuestro entendimiento”. Bhagavad Gita

¿Cómo poner control a este carruaje y a estos caballos?
La mayoría de las tradiciones espirituales, reconocen lo enormemente atractivo que resulta el mundo de los sentidos.
Algunas tradiciones, proponen soluciones algo drástricas como “Tapas”: austeridades, disciplina, tales como ayunos, celibatos, retiros de silencio…
Pero hay otras formas menos extremas que podemos poner en práctica. Se trata de hacer pequeños cambios en nuestro día a día. Se trata de ir entrenando el músculo de la mente.
Estas sugerencias pueden ayudar a aquietar la mente y controlar tus sentidos:

  • Meditación diaria: como la mente está muy dispersa, debemos entrenarla con un trabajo de enfoque y concentración.
  • A lo largo del día, toma varios descansos y observa tu respiración.
  • Momentos mindfulnes: aprovecha actividades que hagas de forma automática cada día, como ducharte, lavarte los dientes, cerrar tu casa con llave, o bajar las escaleras de tu casa, para llevar la mente al presente y tratar de vivir plenamente ese momento ayudándote de tus sentidos. Así iremos ejercitando el músculo de la atención.
  • Moderación en los placeres: practica el autodominio. No te tomes ese dulce que te apetece, haz esa tarea que llevas postponiendo desde hace días, trabaja el autodominio y la disciplina.
  • Ten tu casa y espacio recogidos para reducir distracciones. Si vas a trabajar, deja el móvil lejos y en silencio.
  • Haz listas: antes de encender el ordenador, o de ponerte a trabajar por la mañana, haz una lista de las tareas que quieres hacer. Empieza por las más importantes y menos agradables. Deja las más agradables para el final (subir posts o fotos a redes sociales).
  • Practica el silencio más a menudo, al menos un rato cada día. Si puedes, ves a algún retiro de silencio.
  • Compensa el aumento de distracciones mentales, con periodos de recogimiento y silencio, aunque sea salir a dar un paseo sola.
  • Pasa tiempo sola
  • Observa tu mente, y antes de reaccionar ante un estímulo, observa las sensaciones en tu cuerpo (ira, enfado… ¿dónde se manifiestan físicamente?), respira profundo, deja un espacio entre el estímulo y la respuesta, y sólo entonces responde si lo crees necesario. Trabaja la mente testigo, que observa desapegadamente. Si algo o alguien te saca de quicio, observa el porqué.
  • Educar los sentidos: ser más conscientes de lo que comemos.
  • Practica yoga varias veces a la semana

    La práctica de asanas y Pranayama despiertan una conciencia interna, y nos ayudan a desconectarnos y a volvernos hacia nuestro interior ¿cómo te sientes después de una clase de yoga?, notas tu mente más estable y menos propensa a dispersarse?

    El Pranayama ayuda a suspender la actividad natural de los sentidos. La mente se vuelve hacia el interior. Por eso muchas prácticas de Pratyahara comienzan con Pranayama, incorporando la conciencia de la respiración.

    Este replegar los sentidos hacia dentro y relajarse no son sinónimos de tener la mente en blanco, sino bien enfocada y controlada (el conductor del carruaje necesita estar atento).
    Los ejercicios de Pratyahara requieren concentración y de la capacidad de enfocarse en la experiencia del cuerpo desde una sensación interna.

         Espero que estos pequeños tips te ayuden a traer mayor conciencia y enfoque a tu mente. Tod@s tenemos un gran reto por delante, para no dejar que lo externo nos        haga perder el foco en lo realmente importante.

Namaste!

 

Anuncios

Lakshmi, la Diosa de la abundancia, y cómo atraerla a tu vida.

Namaste querid@ ,

Comienzo este post haciéndote una pregunta, ¿que es para ti la abundancia?, ¿sientes que vives en abundancia o vives con una constante sensación de escasez?                                                            El universo es abundante. La primavera es un buen momento para percibir la abundancia que se despliega a nuestro alrededor. La naturaleza se despierta, las calles parecen adornadas por las flores en los árboles, llegan más horas de luz. A nivel material también vivimos en una sociedad abundante. Tenemos abundancia de cosas materiales, de ropa, de comida, de cosas en casa, tenemos amigos, familia, amor, casa, coche,… si no todo esto, seguro que tienes muchas de estas cosas y otras miles que no cabrían en este post. Tan sólo tienes que pararte a pensar o hacer una lista con todas las bendiciones que ya tienes en tu vida.

Hoy vamos a hablar de una de las Diosas más veneradas en India, y más conocidas en el resto del mundo: Lakshmi, la Diosa de la abundancia y la prosperidad. Pese a la aparente multiplicidad de Dioses, el hinduismo en realidad preconiza la unidad de todo lo que existe. Lo que dicen es que hay una única esencia, que es eterna, sin principio ni fin, y a la que filosóficamente se denomina Brahman, el absoluto. Dentro del panteón hindú, los diferentes Dioses y Diosas son únicamente manifestaciones distintas del mismo ser, de la misma esencia. Así, Lakshmi es tan sólo una de las expresiones de lo absoluto.

A las distintas deidades femeninas se las conoce con el nombre de shakti, o la Devi (Diosa), representando la energía creativa del cosmos, la energía femenina que permea todo lo que existe, lo que crea vida y genera abundancia. Las deidades femeninas han sido veneradas desde la antiguedad. El culto a la madre tierra es muy antiguo, como han revelado algunas excavaciones arqueológicas, así es que esta veneración es algo innato a la humanidad.

En este post nos vamos a centrar en el aspecto de la abundancia y de la prosperidad, encarnados por la Diosa Lakshmi. Otras de sus cualidades son la amabilidad, la generosidad, la belleza, la fertilidad, la salud, el bienestar… podríamos decir que Lakshmi representa todas las cosas buenas de la vida. Es por ello que tiene tantos devotos y seguidores!

screenshot_2019-04-04-09-20-49-200_com.google.android.gm_

A Lakshmi se la representa sentada sobre una flor de loto de color rosa, que representa la belleza, la pureza, lo espiritual. También nos dice que mientras vivamos en este mundo, debemos disfrutar de la riqueza, pero sin apegarnos a ella, de igual manera que el loto flota sobre el agua pero no es mojado por el agua.

Lakshmi viste un sari rojo bordado en oro. El rojo simboliza la actividad y el oro indica prosperidad. Porta dos flores de loto con las que bendice a sus devotos.  Los cuatro brazos representan las cuatro direcciones simbolizando así la omnipresencia de la Diosa. Sus brazos delanteros ofrecen una bendición de protección. De una de sus manos brota una cascada de monedas de oro, simbolizando la prosperidad material y espiritual. La Diosa siempre anda ocupada distribuyendo prosperidad a sus devotos.

PODEMOS INVOCARLA PARA:

  • Salud
  • Dinero
  • Desarrollar cualidades como la generosidad y la gratitud
  • Experimentar la belleza en tu vida
  • Ser consciente de tus bendiciones

Para pedir cualquier tipo de abundancia (amor, felicidad, tiempo para ti, amistad, sabiduría, etc…

SU FESTIVAL

Cada año entre octubre y noviembre se celebra el festival de las luces o Diwali, la festividad dedicada a Lakshmi. En cada casa se encienden velas y luces para dar la bienvenida a la Diosa. El festival comienza con una limpieza exhaustiva de la casa. Cada rincón se limpia a conciencia y sólo entonces está lista para recibir tan ilustre visita. Limpiar tu casa en honor a Lakshmi es también una forma poderosa de limpiar tu mente y tu corazón. Especialmente si lo haces con intención y un sentido de ritual. Limpiar el espacio físico, tiene un efecto en tu mente y en tu psique. Tirar trastos viejos, airear, y limpiar para permitir que la energía fluya trayendo abundancia a tu vida.

SU MANTRA

El mantra es la forma de la Diosa en sonido. Es su vibración. El repetirlo va a afectar a la energía de tu cuerpo y te va a traer una sensación de la presencia de la Diosa dentro de ti. Para evocar su energía de la buena fortuna, podemos encender una vela de color verde (color de la abundancia) en su honor, ofrecerle incienso y darle las gracias por todos los bienes y lo bueno de nuestra vida, y pedirle que no nos falte salud, dinero, y todo lo que desees. A continuación canta su mantra y ofréceselo desde el corazón:

ENCARNANDO A LAKSHMI

Estar en sintonía con Lakshmi no significa necesariamente tener más cosas o gastar más. Es la sensación de satisfacción, la sensación de plenitud, de sentirnos satisfechos con lo que tenemos. La lección que nos da Lakshmi es que en realidad lo que anhelamos no es tener más cosas, sino la sensación interna de abundancia y seguridad. Si te sientes abundante, no necesitas comprar más cosas. Esa necesidad de comprar más, implica que sientes una carencia… En los momentos de plenitud, por ejemplo cuando estás en una playa tomando el sol después de un buen baño, en ese instante de satisfacción y plenitud, no aparecen pensamientos de escasez, ni piensas que necesitas un pantalón más…

El amor a lo bello es otra forma de reconocer a Lakshmi. El rodearnos de cosas bellas, el tener una casa limpia y bonita es también una forma de honrarla. Lakshmi nos invita a adorarla haciéndonos más bellos interna y externamente, celebrando la belleza de la naturaleza y de la vida como una manifestación de la diosa.

Podríamos hablar mucho sobre la abundancia y cómo reconocerla y atraerla a nuestra vida. Si te interesa profundizar en este tema, el próximo sábado 13 de abril, de 17:30 a 20:30h estaremos hablando sobre el tema de la abundancia y la prosperidad. Además de la parte teórica, haremos una práctica nutritiva de yoga, para honrar el cuerpo y lo divino femenino en cada un@.

Lakshmi (1)

Si estás interesad@ en asistir, puedes escribir a anieto08@gmail.com.

Te deseo que encuentres la prosperidad en tu vida. Que haya armonía, abundancia de salud, y de experiencias enriquecedoras en tu camino. Que encarnes la energía de Lakshmi y siempre te sientas acompañad@ por ella.

Namaste.

Celebrando la llegada de la primavera

La figura mitológica de Shiva Nataraja, es una representación del cambio y transformación constantes. Todo en la naturaleza es cíclico y rítmico.

Presta atención a tu respiración, y observarás como en la inhalación, tu pecho se expande en todas direcciones, es como si el corazón floreciese, en una energía ascendente, que te eleva. Durante la exhalación, todo tu cuerpo desciende hacia la tierra, en una energía de enraizamiento, que te da estabilidad. Expansión y contracción, luz y oscuridad, sístole y diástole en los latidos de tu corazón, el big bang, la gran expansión a la que seguirá una contracción total… Todo rítmico y cíclico.  Nosotros, como parte de este cosmos, estamos sujetos a las mismas leyes de transformación constante, y a su vez, experimentamos los ciclos y ritmos de la naturaleza.

Spring has sprung!-3

Las estaciones son un recordatorio de los ciclos de la vida. Como cada año, llega una nueva primavera, un buen momento para sacudirnos la energía más letárgica del invierno, despedir el primer trimestre del año, y soñar con cómo queremos que sean los próximos meses.

La luz lo inunda todo, la naturaleza despierta, y como criaturas de la naturaleza que somos, se produce también un despertar en nuestros corazones. ¿Notas ya el cambio de energía en ti?

La primavera es además un momento excelente para depurar el organismo, limpiarnos por dentro y por fuera. Sacar lo viejo, soltar lo que no necesitamos, dejar espacio para nuevas emociones y experiencias.

El próximo domingo celebramos la llegada de la primavera con una sesión de yoga en la naturaleza. Estaremos en el parque del Retiro en Madrid. Haremos una clase enfocada en la depuración del organismo, celebrando la llegada de la luz y la energía expansiva de la nueva estación. La primavera me inspira dicha, expansión, conexión con la naturaleza… Por eso, unir la práctica espiritual del yoga, con la naturaleza, cobra un sentido total.

Si te apetece unirte a la práctica, puedes escribirme a anieto08@gmail.com.

Te deseo una feliz primavera.

Namaste!

 

El caracter secreto del yoga

yogi
Antiguamente el yoga tenía un caracter secreto y se transmitía de maestro a discípulo. Se hacía así para proteger las enseñanzas y que no se desvirtuara su esencia. Aunque hoy en día hay multitud de información (y ruido) y las redes sociales son un altavoz para la práctica del yoga, paradójicamente, este continúa siendo secreto, quizás más que nunca.
Hay muchos centros de yoga, es cierto, pero lo que se enseña en ellos está cada vez más alejado de sus orígenes, y su contenido se ha edulcorado para adaptarse a los gustos occidentales.
Una cosa es la información, que hoy es abundante y libre, y otra el conocimiento, que como antaño, continúa siendo restringido, ya que requiere un gran esfuerzo personal que va más allá de la práctica de asanas.
El yoga es una filosofía de vida que comprende muchos aspectos. Elegir sólo uno, despreciando todo lo demás, no nos convierte en yogis, y lo que es peor, nos impide beneficiarnos de la amplitud de prácticas que contiene el yoga.
En la tradición india, el conocimiento se ganaba, se conquistaba. Era algo que había que merecer, no un derecho básico para todos, como se entiende en nuestra cultura. Y resulta curioso que cuanta más información hay sobre el yoga, menos se conoce sobre el.

 

Hoy cualquiera puede hacer una formación como profesora de yoga de 200 hrs o 500hrs. Pero realmente, el yoga es una filosofía de vida que no se puede enseñar, y menos en 500 horas, tan sólo se puede experimentar y tratar de vivir acorde a ella. Por poner un paralelismo, ¿te imaginas una escuela donde te dieran el titulo de hippy?  Ser hippy es una forma de vida, una manera de entender el mundo ¿verdad?, estarás de acuerdo en que ningún hippy iría a una academia a que le enseñasen a serlo.
Porque, ¿que es ser un yogi o una yogini?
himalayanyogi
Si nos vamos hacia atrás en el tiempo y buscamos la definición de yogi, encontramos entre otras muchas la siguiente descripción:
“El yogi es un ser autorrealizado, unido a Braham. Aquel que ha abandonado todos los deseos mundanos, que tiene un completo control de los sentidos. Completamente desapegado del fruto de sus acciones (renunciante).
Aquel que realiza la acción desinteresada. Aquel cuyo ser más elevado, ha conquistado a su ser instintivo. Aquel cuya alma está satisfecha con la sabiduría y el conocimiento espirituales.
Aquel que trata a sus enemigos, amigos, a los virtuosos y a los pecadores con ecuanimidad. Aquel para el cual la tierra, las piedras o el oro, son lo mismo. Aquel que permanece tranquilo haga frío o calor, en el placer y en el dolor, en el honor y en el deshonor. Aquel que ha descubierto una fuente superior de dicha y alegría en su interior. Aquel que ha alcanzado la felicidad suprema”.
Bhagavad Gita.
Otras virtudes que se le presuponen a un yogi son pureza de corazón, perseverancia en su búsqueda de la sabiduría y en su práctica de yoga, caridad, control de los sentidos, realización de ritos sagrados, estudio de las escrituras, autodisciplina, renuncia a los frutos de sus acciones, modestia, verdad, no dañar al resto de seres, purificación,… estas son las cualidades de una persona inclinada hacia lo divino…
Como ves, aquí nada se habla de asanas, pero sí habla de aquel que tiene un perfecto control de sus sentidos. Aquel que no se deja llevar por sus emociones, sino que permanece ecuánime tanto en los momentos buenos como en los malos. Se habla de control mental. Se habla de trabajo interior, de una conciencia expandida, de una acción desinteresada… Sin duda, estos son conceptos poco atractivos para atraer clientes a un centro de yoga. Esta es la razón, por la que nos hemos quedado con lo superficial, con la cáscara, y se ha abandonado la verdadera enseñanza del yoga en occidente.
Que poco se habla de la mente, del crecimiento personal, de la meditación, de la expansión de la conciencia…
Afortunadamente creo que siempre habrá buscadores que deseen profundizar y conocer el yoga original. Ahí están los libros, ahí los textos,.  La India, patria y origen de esta disciplina,  aguarda nuestra visita  y si buscas, también puedes encontrar auténticos maestros y maestras que te indiquen el camino.
Namaste

Meditando en So hum

“Eso en quien todos los seres residen y que reside en todos los seres, que es el otorgador de gracia a todos, El Alma Suprema del universo, el ser sin límites — yo soy eso. Amritbindu Upanishad”

Cuando estamos tranquilas podemos encontrar momentos de silencio mental, a través de los cuales  podemos echar un vistazo al nivel más profundo del alma. Con cada vistazo, nuestro entendimiento se hace mayor. Vamos profundizando más y más en nuestro interior. Con el tiempo, nuestra consciencia se expande.

El objetivo de la meditación es experimentar cada vez más estos momentos de silencio mental, donde podemos observar el espíritu interior.

Para la mayoría de las personas es muy difícil controlar el torrente de pensamientos. La mente actúa según su naturaleza, como un caballo desbocado, sin control alguno. Al principio es normal sentir frustración, pero la frustración al fin y al cabo no deja de ser otro pensamiento más, otra emoción que aparece como tantas otras cuando observamos la mente. Tenemos que intentar calmar los pensamientos, dejar que estos se aposenten, hasta alcanzar un estado de calma y neutralidad. Esto requiere tiempo.

Una manera común de meditación, consiste en concentrarse en un objeto, de manera que la mente quede enfocada en dicho objeto. La respiración es una herramienta que tenemos siempre a nuestra disposición, siempre nos acompaña. Por ello, desde la antigüedad ha sido utilizada como método eficaz de meditación.

La respiración tiene su propio mantra. Los yogis en la antigüedad transcribieron el sonido de la respiración como So hum (siendo so el sonido de la inhalación, y hum el de la exhalación).

So hum se ha traducido como “yo soy eso”, y simboliza el hecho de que todos estamos conectados con la energía universal. Simboliza la unidad. El hecho de que somos uno con la creación.

En las upanishads, se hace referencia a esta realidad. Aquella sustancia sutil de la que están hecha los árboles, las rocas, las estrellas, los océanos… todo lo que existe, es Brahma, el creador, la energía creativa. Yo soy eso. En mi esencia, yo soy Brahma. Que bella idea, ¿verdad?

Durante la meditación conecta con esta idea de conexión, de unión con la naturaleza y con todo lo que existe. Siéntete parte de todo lo que te rodea. Imagina lo de fuera dentro de ti, y tu en todo lo que existe.

Screenshot_2018-10-03-17-43-21-492_com.android.chrome

COMO MEDITAR CON EL MANTRA SO HUM

  • Para empezar la meditación, siéntate en una posición cómoda, (puede ser en el suelo con las piernas cruzadas o bien en una silla con los pies bien apoyados sobre el suelo). Coloca las manos en tu regazo, o sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y presta atención a tu respiración. Observa cómo entra y sale el aire sin intentar controlarla de ninguna forma.Tal vez notes que tu respiración se vuelve espontáneamente más rápida o más lenta, profunda o superficial, o que incluso se detiene por un momento. Observa los cambios sin resistencia y sin anticiparte. Cuando tu atención se desvíe hacia un pensamiento, un sonido del entorno o una sensación en tu cuerpo, vuelve a enfocarte suavemente en tu respiración.
  • Tras unos minutos de observar la respiración y calmar la mente, puedes introducir el mantra So hum. La repetición del mantra, ayudará a la mente a permanecer enfocada, frenando los pensamientos que vayan surgiendo, y te llevará a expandir tu conciencia. A mi personalmente me ayuda el mantener la mirada (con ojos cerrados) enfocada en el entrecejo. Esto me ayuda a profundizar en mi conciencia.
  • Durante la inhalación, repite mentalmente “so”, durante la exhalación repite mentalmente “hum”. Si al poco tiempo aparecen pensamientos, y notas que te has ido de la meditación, vuelve suavemente a tu respiración y a la repetición del mantra. No te castigues, no te enfades contigo misma. Esto es totalmente natural. La mente, al igual que el cuerpo, necesita entrenamiento y práctica. Se benévola contigo misma.
  • Lo importante es la constancia. Establece una práctica diaria, por breve que sea, pero medita cada día, y en poco tiempo sentirás los beneficios de esta meditación. Disfruta!

Namaste.

6 Errores en la práctica de yoga

Namaste queridos yogis y yoginis!

Hoy me gustaría hablaros sobre algunos de los errores que cometemos en el yoga cuando somos principiantes (y no tanto).

Cuando practicamos yoga nos convertimos en laboratorios vivientes donde experimentar con la química y la física del cuerpo. Tenemos la oportunidad de sentir el poder de la respiración, comprobando su potencial curativo. Practicamos asanas, observando a que estado mental nos conducen… En el yoga hay mil caminos y maneras, y ninguna es mejor que otra, simplemente tu conectarás con unas más que con otras.

No obstante, hay algunos errores que todos hemos cometido alguna vez, comunes a todas ellas. En este post, me gustaría comentar los 6 errores básicos que he observado en mi experiencia como profesora.

  1. No respirar correctamente

Respirar es algo más que tomar aire para expulsarlo de nuevo. En ese proceso rítmico de expansión y contracción, la respiración representa la polaridad presente en el universo, como la noche y el día, la vigilia y el sueño,  lo femenino y lo masculino, la creación y la disolución.

En un aspecto puramente fisiológico, una respiración profunda nos aporta muchísimos beneficios, oxigenando el cuerpo y llevando energía a cada una de nuestras células. Durante la práctica de yoga, debemos usar una respiración profunda (puede ser Ujjayi o la respiración yóguica completa) que nos aporte la energía necesaria para realizar la práctica y llevar oxígeno suficiente a músculos y articulaciones. Uno de los errores que cometemos a menudo, es realizar respiraciones superficiales, lo que hace que el cuerpo tenga que tirar de reservas de energía, en vez de usar la respiración como fuente de potencia.

Otro error común es aguantar la respiración cuando entramos en un asana más exigente, como ocurre a menudo en extensiones hacia atrás, como Dhanurasana, o la postura del camello (ustrásana), por ejemplo.

anahata

Consejo: Si ves que no puedes mantener una postura más de tres respiraciones, entonces aún no estás preparada para mantenerla.Sal de la postura cuando te cueste respirar de forma fluida.

2.  Descoordinación cuerpo-respiración-mente:

La práctica de yoga exige que coordinemos cuerpo, respiración y mente. Estos tres aspectos son inseparables. Cuando te sientas en tu esterilla, lo primero que debes hacer  es tomarte unos momentos para relajar la mente, observar tu respiración, y tomar conciencia de tu cuerpo. Debes preparar tu mente para ser observadora de toda tu práctica. 

En yoga debes de estar presente en todo momento. Si mientras haces tu práctica tu mente por ejemplo está pensando en lo que vas a cenar esa noche, el cuerpo y la respiración pierden su “gobernante”… ¡no hay nadie al volante!, Si no estás atenta a tu práctica, los efectos de las posturas serán mucho menores, y con mala suerte, podrás lesionarte.

3. Tratar de imitar a los demás.

O lo que es lo mismo, compararnos con los demás. Este es el típico error de los principiantes, pero que seguimos cometiendo a menudo por mucho tiempo que llevemos practicando. Cada cuerpo es diferente fisiologicamente. Hay personas con las piernas muy largas, con lo que les costará más llegar a tocar con la yema de los dedos el suelo que a alguien bajito, como es natural. Si eres de constitución gruesa, te pueden costar más las torsiones, si tienes los brazos largos, te costará menos rodear tu cuerpo en posturas de torsión…. cada cuerpo es distinto y tiene sus hándicaps y sus ventajas dependiendo de la postura a realizar.

Con el tiempo y cuanto más avanzada es tu práctica, más consciente te haces de tus limitaciones, y de tus puntos fuertes y no tratas de hacer las posturas que hace tu compañera de esterilla.

4. Cuando el ego toma el control y quiero ir más allá de lo que puedo.

Otro error consiste en tratar de hacer posturas para las que no estamos preparados.

Cuando el profesor da alternativas a la postura final, a menudo queremos hacer esta en lugar de hacer opciones más sencillas… Está muy bien intentar superarse y darse alas para probar posturas complicadas, pero hay que ser consciente de nuestras limitaciones y no tratar a toda costa (a costa de hacernos daño) de hacerlas. Avanzaremos mucho más haciendo adaptaciones más sencillas que nos preparan poco a poco para la asana final.

Ten paciencia. ¿A quién quieres impresionar?, cada persona está en su propia momento del camino y el yoga no se trata de competir. Se trata más de sentir.


5. compararse con los otros.

No te compares con los demás. Disfruta de tu propio camino. No sabes lo que está pasando la otra persona en su vida. No envidies a nadie. Céntrate en mejorar tu práctica, en profundizar, aceptando y respetando tu propio cuerpo. Se paciente, constante, perseverante y te sorprenderá los resultados que obtendrás.

El sutra 14 de los Yogasutras dice lo siguiente sobre  el yoga: “La práctica se consolida firmemente por dilatados y constantes esfuerzos con vivo amor al objeto de logro. La práctica se establece sólidamente cuando se lleva a cabo durante un periodo continuado de tiempo, sin interrupción y con actitud devocional.”

6. El yoga es sólo para mujeres jóvenes y flexibles.

Me he encontrado con personas que pensaban que el yoga es sólo para personas flexibles, jóvenes, delgadas…. Las redes sociales no ayudan mucho a desmentir este mito, pero en realidad el yoga es para todos. Cualquier género y edad es bueno para practicarlo. He impartido clase a personas de 70 y 80 años que hacían su práctica con entusiasmo y se sentían felices. ¿Que más se puede pedir?

Otra idea errónea es que el yoga es sólo para mujeres. Aunque cada vez hay más hombres practicando yoga, hace unos años se pensaba que era una actividad “para mujeres”. De nuevo ¡gran error! de hecho el yoga en sus inicios era sólo para hombres. Con el tiempo, afortunadamente se permitió a las mujeres practicarlo y su práctica se extendió como la pólvora, teniendo más aceptación entre las mujeres, pero si te fijas, la mayoría de las escuelas de yoga fueron creadas por hombres.

Creo que lo importante es en todo momento mirar hacia dentro, observar tu cuerpo y tu mente. Sentir tu respiración. Trabajar pacientemente y perseverar. Aceptar lo que te encuentres, sean limitaciones o éxitos. Nunca compararte con los otros. Cada persona tiene su propio camino. Y sobre todo, intentar ser feliz.

Namaste,

Respira profundo…

Respirar profundo… puede ser nuestra tabla de salvación en ocasiones de estrés. Aquí comparto contigo un ejercicio de respiración profunda que puede ayudarte en situaciones de estrés, insomnio, ansiedad… Es muy sencillo:

respiracion-diafragmatica-manejar-ansiedad-ejercicios
* Lleva una mano sobre el pecho y la otra sobre tu abdomen.

* Comienza a inhalar de forma lenta y profunda durante 4 segundos. Percibe como la mano del abdomen comienza a elevarse y a continuación la del pecho.
* Retén el aire durante 5 segundos.
* Exhala alargando tu exhalación durante 7 segundos, vaciando primero tus pulmones y por último metiendo el abdomen ligeramente hacia dentro. Mantente concentrada en la respiración. Observa como el estrés, las preocupaciones, la rabia y otras tensiones siguen el fluir de la respiración hasta el centro del abdomen. En este punto, todas las emociones negativas se evaporan, te quedas en calma, cada vez más en tu centro.

Screenshot_2018-04-18-11-13-27-638_com.instagram.android

La respiración profunda masajea los órganos y glándulas internos, limpia los tejidos de toxinas, depura la corriente sanguínea y mejora tu sistema inmunitario. Suficientes beneficios como para pararnos a practicarla varias veces al día, ¿no crees?

Estos y otros ejercicios de pranayama, los practicaremos en mi próximo retiro de yoga y meditación.

Si estás pasando por momentos de estrés, ansiedad, no te terminas de encontrar bien, pese a que no haya una causa justificada, quizá ha llegado el momento de que hagas un descanso. Recuerda que el cuerpo nos manda señales, nos habla, y si no le escuchamos, a menudo “nos para” a través de una enfermedad.

No somos máquinas, somos personas sensibles, lo que nos rodea nos afecta más de lo que pensamos, y nuestro sistema se va sobrecargando hasta que “petamos”. Un retiro es una ocasión ideal para regalarte un descanso. Sanarte. ir hacia adentro, aprender a meditar o profundizar en tu práctica. Conectar cuerpo, mente, emociones, respiración…

Retiro primavera

 

Te esperamos.